Tips Informativos Mayo 2011

¿Son las ‘súper frutas’ una bala mágica para evitar el cáncer?  No del todo.
Si una manzana al día mantiene alejado al médico, puede tomar noni o jugo de la granada, apareciendo suplementos ACAI bayas de palma o comiendo wolfberries prevenir el cáncer?

Probablemente no, dice el Dr. David Euhus, profesor de cirugía de UT Southwestern Medical Center y un experto en genética del cáncer y evaluación de riesgos. Las llamadas “súper frutas” comercializados por las empresas por su supuesto alto contenido nutricional y antioxidante realmente no tienen ningún impacto documentado en mantener a raya el cáncer en los seres humanos.

“En realidad no se ha demostrado que algún súper alimento pueda reducir el riesgo de cáncer,” dice el Dr. Euhus. “Los antioxidantes no han demostrado un efecto sobre las tasas de cáncer en los ensayos clínicos.”

Mientras que algunos estudios en animales han vinculado comer ciertos alimentos con la reducción de cáncer, los resultados no se han duplicado en los ensayos en seres humanos. Algunos vegetales, como la coliflor, las coles de Bruselas y el brócoli, tienen un contenido nutricional que el Dr. Euhus encuentra “intrigantes” en términos de posibles propiedades que combaten la enfermedad, pero los resultados del estudio en ellos permanecen inconcluyentes.

Entonces, ¿qué se puede hacer para prevenir el cáncer en términos de dieta y ejercicio? Dr. Euhus dice que se mantenga alejado de los azúcares simples que pueden elevar los niveles de insulina, que se han vinculado al aumento de las tasas de cáncer de mama. Mientras que las conexiones dietéticas son más difíciles de demostrar, el Dr. Euhus dice que el ejercicio frecuente y consistente ha demostrado reducir las tasas de cáncer de mama.

En cuanto a las frutas, las cuales la mayoría de las personas las categorizan como “saludable,” el Dr. Euhus advierte a las personas que las frutas están cargadas con azúcar natural, por lo que las cantidades deben ser limitados. “Yo considero las frutas como un postre y no como un medicamento,” dice el Dr. Euhus.

Visite http://www.utsouthwestern.org/cancer para aprender más sobre los servicios clínicos de cáncer de UT Southwestern.

Contacto para los medios: Debbie Bolles

 

 

La pubertad comienza en niñas cada vez más jóvenes
Estudios recientes muestran que las niñas están alcanzando la pubertad a más temprana edad que cualquier otra generación en la historia, alrededor del 15 por ciento de las niñas en los EU comienzan a la edad de 7 años.  Comparemos esto con años atrás en 1900, cuando la edad promedio para que una niña alcanzara la pubertad eran los 14 años.

Las niñas más jóvenes a menudo no están emocionalmente listas para los cambios que sus cuerpos están experimentando.

“Muchos padres también se sorprenden y no están preparados para que sus hijas entren a la pubertad a una edad tan temprana,” dice el Dr. Akilah Weber, un ginecólogo pediatra de UT Southwestern Medical Center.  “Pero el apoyo de la familia – especialmente el de la mama – puede ser de ayuda para que las niñas más jóvenes acepten lo que pueden ser cambios a veces extraños e inclusive perturbadores.”

Los expertos no están seguros porqué la pubertad se está adelantando, pero algunos creen que entre los factores que contribuyen están los porcentajes aumentados de obesidad en los niños, lo cual desata la hormona asociada con la pubertad llamada leptina, y los químicos ambientales, los cuales pueden descontrolar los sistemas hormonales. 

El Dr. Weber sugiere a los padres ayudar con lo siguiente:

• Familiarizarse de nuevo con los datos sobre la menstruación;

• Dedicar un tiempo para “la plática” con su hija una vez comienza a desarrollar señales de pubertad; y

• Tener listo un kit de primera menstruación, con toallas sanitarias, tampones y toallitas húmedas.

El Dr. Weber también hace la observación de que aunque algunas niñas sí iniciaran la pubertad alrededor de los 7 años, las señales de desarrollo de pubertad antes de dicha edad deben ser evaluadas por un médico.

Visite http://www.utsouthwestern.org/obgyn para aprender más sobre los servicios clínicos en obstetricia y ginecología que ofrece UT Southwestern.

Contacto para los medios: Robin Russell

 

Los electrocardiogramas (ECG) no siempre ayudan a los atletas
Las investigaciones han mostrado que las probabilidades de que atletas de edades entre 8 y 35 años mueran de un paro cardiaco repentino son similares a las de morir por la caída de un rayo. Las personas en ese rango de edad tienen muchas más probabilidades de morir de cáncer o de accidentes automovilísticos.

“Cuando el atleta es parte de una comunidad de alguna escuela de estudios intermedios o secundarios, y muere en alguna área pública durante alguna competencia deportiva, este suceso recibe mucha atención e interés sobre medidas preventivas que debemos tomar,” dice el Dr. Benjamin Levine, un cardiólogo de UT Southwestern Medical Center y director del Instituto para Medicina Deportiva y Ambiental, una colaboración entre UT Southwestern y Texas Health Presbyterian Hospital Dallas.

Recientemente algunos médicos han recomendado que todo atleta joven se someta a un examen de electrocardiograma (ECG), el cual mide la actividad eléctrica del corazón para identificar algunas de las causas genéticas para un paro cardiaco súbito.  Sin embargo, aún cuando dicho enfoque seguramente detectará algunos atletas en riesgo, no tenemos muy claro que es lo que se debe hacer al respecto con ellos. 

“No tenemos una idea clara de qué hacer con jóvenes asintomáticos saludables a quienes se les hayan detectado anormalidades durante un examen de rutina,” dice el Dr. Levine. “Muchos jóvenes que no están en riesgo podrían ser excluidos de participar en deportes, y para aquellos excluidos, no está claro si el resultado será cambiado. Es probable que los individuos deseen la garantía de un ECG, pero es prematuro prescribir un examen de ECG para la amplia población de atletas hasta que hayan disponibles más datos.”

Visite http://utsouthwestern.org./heartlungvascular para aprender más sobre los servicios clínicos que UT Southwestern provee para el corazón, pulmones y enfermedades y condiciones vasculares.

Contacto para los medios: LaKisha Ladson

 

Considere un ‘estiramiento facial interno’ para revivir la piel
Al combatir las características faciales de la vejez, no siempre se trata de lo que está en la parte exterior. 

“Algunas veces pasamos desapercibido lo que yo llamo el estiramiento facial interno,” dice el Dr. Jim Gilmore, un cirujano cosmético plástico y facial en otolaringología – cirujano de cabeza y cuello de UT Southwestern – colegiado en tres especialidades, y cuya especialidad abarca cirugía facial y reconstructiva. “El estiramiento de cara interno emplea remodelación en 3-D para reconstruir el triángulo juvenil del rostro.”

La técnica combina implantes de media cara y mandíbula/barbilla para contrabalancear el encogimiento de la barbilla y mejillas común en la vejez, y liposucción o estiramiento de los músculos debajo de la barbilla para eliminar las dobles barbillas y cuellos de pavo. Luego pueden utilizarse las técnicas más tradicionales para estirar la piel consistentes de liftings faciales, rellenos y Botox para alisar las áreas subyacentes.

La flacidez de la piel del rostro a menudo es causada por el encogimiento del hueso, músculo y tejido suave que están debajo, dice el Dr. Gilmore. Ninguna cirugía puede prevenir permanentemente el envejecimiento, pero puede hacer que el individuo se vea rejuvenecido y mejor.

Visite http://www.utsouthwestern.org/earnosethroat para aprender más sobre los servicios clínicos en otolaringología que ofrece UTSouthwestern.

Contacto para los medios: Russell Rian

 

Share: