Tips Informativos Febrero 2010

Deleite para los adictos al chocolate: el chocolate caliente y el chocolate oscuro son las mejores opciones para la salud cardiaca

Considere saltearse los dulces de chocolate y reemplazarlos con una taza de cocoa amarga caliente.

“Las investigaciones sugieren que beber una taza de chocolate oscuro caliente puede ser equivalente a beber una copa de vino para proteger el corazón,” dice Lona Sandon, una dietista licenciada de UT Southwestern Medical Center que insta a las personas a comer y beber con moderación.

Si no puede resistirse a comer chocolate o a obsequiarlo como regalo, elija el tipo correcto de chocolate para beneficiar su corazón, dice la señorita Sandon.

El chocolate puro, hecho de granos de cacao, es rico en flavanol, un antioxidante que puede ayudar a proteger las arterias contra el daño, mantener saludable el flujo sanguíneo y prevenir enfermedades cardiacas.

El chocolate oscuro y la cocoa amarga retienen la mayor parte de los granos de cacao originales y son excelente fuente de polifenoles, una clase de compuestos que incluyen flavanoles.  Sin embargo, el chocolate en su forma más procesada está cargado de grasas adicionales, leche y azúcares que al combinarse disminuyen su nivel de polifenoles.

Una barra de chocolate amargo con un peso aproximado de 1.5 onzas contiene alrededor de 950 miligramos de antioxidantes, mientras que una barra similar de chocolate de leche contiene únicamente alrededor de 400 miligramos. Las barras de dulce y chocolates de caja pueden ser sabrosos, pero la grasa y caloría adicionales hacen de ellos unos bocadillos menos saludables, dice la señorita Sandon.

“El chocolate por sí solo puede proveer algunos beneficios para la salud.  Es lo que se le agrega lo que no es tan bueno para nosotros.” dice la señorita Sandon.

Visite http://www.utsouthwestern.org/nutrition para conocer más sobre los servicios clínicos en nutrición que brinda UT Southwestern.

Febrero es el Mes Americano del Corazón.

Media Contact: Katherine Morales

 

A menudo las resoluciones de Año Nuevo se hacen a un lado con rapidez

Cada año millones de americanos toman resoluciones de Año Nuevo para hacer más ejercicio, perder peso y trabajar en sus relaciones personales. Ya para febrero, muchas de esas resoluciones se han convertido en recuerdos distantes.

¿Por qué es tan difícil mantener las resoluciones de Año Nuevo?

El Dr. Timothy Wolff, un psiquiatra de UT Southwestern Medical Center, dice que las personas a menudo no tienen éxito en cumplirlas porque se ponen metas demasiado altas o porque subconscientemente no pueden aceptar el cambio.

“El cambio a menudo es difícil, debido a que las personas no se dan cuenta de cuán enraizados tienen ciertos comportamientos,” dice el Dr. Wolff.  “Adicionalmente, a las personas no les gusta ver sus partes negativas. No desean sentirse mal de ellos mismos.”

Para ayudar a que las resoluciones se conviertan en nuevos hábitos, el Dr. Wolff recomienda proponerse metas pequeñas, encontrar actividades que usted disfrute para ayudar a mantenerlas y comunicar sus objetivos a otras personas para sentirse más comprometido.

“Como dice el proverbio: la jornada de las mil millas comienza con el primer paso,” dice el Dr. Wolff.   “Así que asegúrese de que el primer paso sea factible.”

Visite http://www.utsouthwestern.org/mentalhealth para conocer más sobre los servicios clínicos en salud mental, incluyendo psiquiatría, que brinda UT Southwestern.

Media Contact: LaKisha Ladson

 

Para tener un corazón saludable, comience a hacerse exámenes de colesterol desde los 20

Si usted piensa que las enfermedades cardiacas son de personas de mediana edad, reconsidérelo.  Los expertos recomiendan que se comience a hacer pruebas de colesterol desde los 20 años debido a que es un indicador clave del riesgo de ataque cardiaco, y dichos exámenes deben ser repetidos por lo menos una vez cada cinco años.

La ateroesclerosis comienza a temprana edad, dice el Dr. Anand Rohatgi, un cardiólogo  dedicado al programa de UT Southwestern Medical Center  para cardiología preventiva. Inclusive los adultos jóvenes y adolescentes pueden mostrar evidencia de ateroesclerosis, o endurecimiento de las arterias.

Si estos exámenes tempranos revelan niveles bajos de colesterol bueno (lipoproteínas de alta densidad) o niveles moderadamente altos de niveles de colesterol malo (lipoproteínas de baja densidad), asesorarse puede proveer ayuda para modificar estilos de vida. Aquellas personas que estén en esta categoría pueden ser reevaluadas cada uno o dos años.

“Entre las medidas sencillas que pueden reducir los niveles de colesterol incluyen disminuir la cantidad de grasa saturada a menos de 7 por ciento del total de calorías consumida cada día,” dice el Dr. Rohatgi.  “También, incrementar la cantidad de fibra soluble en sólo 5 ó 10 gramos diarios y limitar la ingestión de colesterol  a menos de 200 miligramos por día es de utilidad.”

Visite http://www.utsouthwestern.org/heartlungvascular para conocer más sobre los servicios clínicos para el corazón, pulmones y sistema vascular, incluyendo cardiología, que ofrece UT Southwestern.

Media Contact: Katherine Morales

 

###


Esta publicación informativa está disponible en nuestra página en World Wide Web en
www.utsouthwestern.edu/home/news/index.html

Share: