Tips Informativos Septiembre 2008

Los tratamientos de farmacia pueden poner fin a los piojos

Cualquier padre siente escalofríos al descubrir piojos en el cuero cabelludo de su hijo.  Los insectos a menudo se detectan cuando un jovencito se queja de tener picazón, especialmente detrás de las orejas o el cuello.

El Dr. Benjamin Lee, médico pediatra de UT Southwestern Medical Center, recomienda que para determinar si los hijos realmente tienen piojos y no simplemente resequedad en el cuello cabelludo, es necesario que los padres sienten a sus hijos en una habitación bien iluminada para que el cuero cabell-udo afectado pueda ser examinado detenidamente.  Una vez dividido en partes el cabello, los padres deben buscar piojos adultos, los cuales se mueven, y pequeñas manchitas blancas o café-amarillentas. 

“Estas manchitas son los huevos de los piojos, o liendres,” explica el Dr. Lee.  “Estarán firmemente adheridas al cabello y es más fácil verlas en la parte trasera del cuello o detrás de las orejas.  Los padres pueden usar un peine de dientes finos y cuidadosamente peinar pequeñas secciones del cabello.  Es necesario limpiar el peine con una toalla de papel húmeda entre cada cepillada.  Tanto el cuero  cabelludo, como el peine y la toalla deben ser examinados para ver si tienen liendres.”

Si se detectan liendres, dice el Dr. Lee, pueden comprarse enjuagues en crema de venta en  farmacias sin necesidad de prescripción  que específicamente matan liendres.  Algunas liendres han mostrado resistencia a estos enjuagues, por lo que es aconsejable que los padres traten de nuevo el cuero cabelludo después de una semana.  Si el problema persistiera, será necesario que los padres lleven a su hijo al pediatra.

El Dr. Lee también recomienda que los padres laven bien la ropa, toallas, gorras y ropa de cama de sus hijos en agua caliente y que la sequen en calor fuerte.  Adicionalmente, todos los artículos que no puedan lavarse  — tales como animales de felpa o peluches –deben ser colocados en una bolsa plástica durante unos cuantos días hasta que las liendres se mueran.  Los piojos no pueden vivir más de 48 horas fuera de la cabeza. 

Visite http://www.utsouthwestern.org/pediatrics para conocer más sobre los servicios clínicos que presta UT Southwestern en pediatría.

Media Contact: Erin Prather Stafford


Rascar más allá de la superficie del pie de atleta

A medida que los atletas de edad escolar se encaminan a los vestidores, tomar algunas precauciones puede ayudar a evitar uno de los flagelos más comunes:  el pie de atleta, dicen los podíatras de UT Southwestern Medical Center.  

“Las áreas comunes tales como los vestidores, salones de pesas, duchas y plataformas de piscinas ofrecen el tipo de ambientes calientes y húmedos que propician el crecimiento de hongos que producen el pie de atleta,” dice el Dr. Michael VanPelt, un profesor auxiliar de cirugía ortopédica.  

Hay que lavarse los pies con agua y jabón y asegurarse que estén totalmente secos, especialmente entre los dedos de los pies.  Es necesario cambiarse calcetines o medias con frecuencia y alternar pares de zapatos para que no se acumule la humedad.  También considere utilizar diariamente polvos para pies y evitar caminar alrededor descalzo o utilizar zapatos de otras personas.  Es necesario lavar los zapatos de tela o malla.

Trate el pie de atleta con fungicidas, pero si persiste más de dos semanas, visite un doctor que pueda prescribir fármacos tópicos y/o antifungales orales u otros tratamientos más efectivos.

Visite http://www.utsouthwestern.org/orthopaedics para conocer más sobre los servicios clínicos en ortopedia que ofrece UT Southwestern.

Media Contact: Russell Rian


¿Desea bajar su presión arterial?  Coma más melón. 

El verano es época de refrescarse con frutas frescas de verano.

Así que, ¿por qué no disminuir al mismo tiempo la presión arterial? 

Los expertos en nutrición de UT Southwestern Medical Center dicen que no hay mejor manera de bajar su presión arterial que darse gusto con las frutas y vegetales de la temporada que son muy ricos en potasio.

“Los melones, así como las sandías, son particularmente altos en potasio,” dice Lona Sandon, profesora auxiliar de nutrición clínica de UT Southwestern y portavoz ante la American Dietetic Association.  “Un cuarto de melón contiene entre 800 y 900 miligramos de potasio, casi 20 por ciento del valor diario recomendado.”

Dos tazas de sandía contienen aproximadamente 10 por ciento del valor diario recomendado.

La señorita Sandon dice que los albaricoques secos, aguacates, higos, kiwi, naranjas, pasas, dátiles, frijoles, papas, tomates e inclusive la toronja son otras buenas fuentes de potasio.

El Departamento de Agricultura de los EU recomienda que la mayoría de adultos obtengan 4,044 miligramos de potasio en alimentos y bebidas cada día.

Visite http://www.utsouthwestern.org/nutrition para conocer más sobre los servicios clínicos en nutrición que ofrece UT Southwestern.

Media Contact: Kristen Holland Shear


Las adolescentes embarazadas necesitan chequearse de inmediato 

El descubrir que su hija adolescente está embarazada y planea tener el bebé puede ser perturbador para los padres.  Durante estos momentos emocionales es importante que la joven madre embarazada reciba cuidados prenatales de inmediato.

“Aunque la mayoría de chicas adolescentes producen bebés saludables, esto a menudo depende de que reciban los cuidados médicos adecuados,” dice la Dra. Ellen Wilson, profesora asociada de obstetricia y ginecología de UT Southwestern Medical Center.  “Los chequeos son especialmente críticos durante los primeros meses de embarazo.”

Un proveedor de cuidados médicos puede decir a su joven adolescente qué esperar durante su embarazo, cómo cuidarse ella y al bebé en crecimiento y cómo prepararse para la vida como madre. 

“Saber qué esperar puede ayudar a eliminar algunos de los temores que las adolescentes puedan tener sobre estar embarazadas,” dice la Dra. Wilson.  “Un proveedor de cuidados médicos puede recomendar a la joven adolescente clases para aprender sobre el embarazo, sobre cómo dar a luz y sobre cómo ser madre.  También puede recomendar cambios en el estilo de vida que serán necesarios para mejorar la salud de la adolescente y la de su bebé.”

Visite http://www.utsouthwestern.org/obgyn para conocer más sobre los servicios clínicos en obstetricia y ginecología que UT Southwestern ofrece.

Media Contact: Erin Prather Stafford

###

Esta publicación informativa está disponible en nuestra página en World Wide Web en
http://www.utsouthwestern.edu/home/news/index.html

Share: