Tips Informativos Noviembre 2007

Vacunas: Arremánguese la camisa,  viene la temporada de gripe o puede aprovechar a cubrir otras necesidades de adultos

¿Cree que no necesita ninguna vacuna por estar bien lejos de la pubertad?

Este año, cuando se esté arremangando la camisa para que le pongan la vacuna contra la gripe, tómese un minuto para preguntarse si hay otras inmunizaciones que ya le toquen, o que hace rato le hayan vencido. 
El Dr. R. Doug Hardy un especialista en enfermedades infecciosas de UT Southwestern Medical Center, dice que aún cuando las inmunizaciones están entre los 10 mayores logros americanos del siglo pasado, únicamente las vacunas de los niños están bien utilizadas. 

“Es necesario que las personas tengan más consciencia del valor de las vacunas para adultos,” dice el Dr. Hardy. 

Agrega que los números están bajos en parte debido a que muchos adultos incorrectamente asumen que las vacunas que recibieron de pequeños les durarán toda la vida.  Aunque así fuera, muchos ni siquiera  fueron inmunizados cuando eran niños.

El Dr. Hardy dice que los adultos deben discutir el programa recomendado de vacunas con su médico y determina r si es conveniente inmunizarse contra cualquiera de las siguientes condiciones:

  • Influenza
  • Neumocócico (polisacárido)
  • Hepatitis A/B
  • Sarampión, paperas, rubéola
  • Tétano, difteria, tos ferina  (Td/Tdap)
  • Virus Papiloma Humano (VPH)
  • Varicela
  • Meningococal

Media Contact: Kristen Holland Shear


Utilice gotas de ojos humectantes durante vuelos largos 

¿Viajará en avión durante el descanso  próximo para visitar amigos y parientes? 

Si siente sus ojos resecos o arenosos al volar, antes de abordar el avión pruebe usar gotas de ojos humectantes de las que se venden sin prescripción.  Use las gotas en intervalos regulares, inclusive puede ser cada hora, mientras está en el aire. 

Nuevas investigaciones de UT Southwestern Medical Center muestran que la  humedad relativamente baja típica de los aviones hace que las lágrimas se evaporen más rápido de lo usual, produciendo la sensación de ojos resecos.  

Los investigadores han encontrado que los síntomas tienen una correlación directa con la duración del vuelo y ocurren en muchas personas que de otra manera no padecen ni  se quejan de problemas de resequedad en los ojos.

“Ya de por sí, una humedad  relativamente baja es suficiente para producir grandes incrementos en los índices de evaporación en pacie ntes que padecen y no padecen de resequedad en los ojos” dice el Dr. James McCulley, presidente de oftalmología de UT Southwestern y autor principal del estudio que se realizó en 29 pacientes con y sin síndrome de ojos resecos.  “Estos hallazgos evidencian las causas de una porción significativa de los síntomas de ojos secos  en situaciones tales como viaje en aerolíneas comerciales  y salidas en climas áridos.” 

El efecto en personas que usan lentes de contacto puede ser aún mayor, dice el Dr. McCulley, así que considere remover los lentes de contacto junto con la aplicación de gotas de ojos hasta que termine el vuelo o hasta salir del ambiente árido.  

Media Contact: Russell Rian


No necesariamente tienen que desaparecer los hábitos de una nutrición sensible durante el banquete del Día de Gracias 

Es conocido que las personas que hacen dieta se estremecen con la solo mención del Día de Gracias. 

Pero los dietistas de UT Southwestern Medical Center dicen que todos pueden respirar tranquilamente:  Mucha de la comida tradicional del Día de Gracias contiene un gran valor nutricional.  

Lona Sandon, una nutricionista clínica de UT Southwestern, dice que el pavo horneado es una grandiosa fuentes de proteína y zinc, nutrientes clave para mantener sano su sistema inmunológico.  El jamón horneado fresco es otra buena fuente de proteína.  

“Busque carne que tenga un color rosado pálido con únicamente pequeñas cantidades de veteado blanco (grasa),” dice la señorita Sandon. “También evite cortes que hayan sido curados ya que los mismos típicamente son muy altos en sodio.” 

Los invitados al banquete que buscan incrementar el deleite, no deben saltearse la salsa de arándanos, o “cranberries”, que naturalmente son bajos en grasa y vienen empacados con vitamina C y antioxidantes que sirven para combatir enfermedades.  

Agrega la señorita Sandon que los comensales deben mantener al mínimo la mantequilla y azúcar morena, pero el a veces maldecido camote es otra mina de oro nutricional con vitaminas A, C, B-6 y potasio.  

“También es bajo en grasa y una buena fuente de fibra,” dice.  

La señorita Sandon nos brinda los siguientes datos sobre otros alimentos tradicionales del Día de Gracias:

  • La calabaza y ayote son otra grandiosa fuente de vitaminas A y C, potasio y fibra. Un bono extra:  una porción de pie de calabaza contiene la mitad de calorías que una porción de pie de pecanas.
  • El arroz salvaje contiene más potasio, hierro, calcio y niacina que el arroz blanco común.
  • Las almendras y nueces naturales u horneadas contienen grasas saludables para el corazón, proteína y fibra.  Las pecanas — no el pie de pecana — ofrecen beneficios para el corazón similares.
  • Las judías o habichuelas verdes contienen vitamina C y fibra.   

Media Contact: Kristen Holland Shear


Niños y Cocina – Una combinación que requiere cuidado 

A los niños les encanta ayudar a los padres con la creación de bocadillos para ocasiones especiales.  Aunque la temporada de fin de año presente una grandiosa oportunidad familiar para que los más pequeños aprendan a cocinar, es necesario que los adultos supervisen de cerca las actividades de la cocina todo el tiempo.  

“Nunca deben dejarse niños desatendidos en la cocina,” dice la Dra. Pam Okada, una pediatra y medico del departamento de emergencias de UT Southwestern Medical Center. “Los niños pequeños no tienen noción de las lesiones que puede ocasionarles una estufa caliente o aparato de cocina.” 

“Los padres también tienen que tener cuidado al colocar alimentos o líquidos calientes. En tan solo un segundo un niño pequeño puede jalar un mantel y quemarse con algo que le caiga encima.” 

La Dra. Okada también recomienda que los adultos no carguen niños cuando estén cocinando y que todos en la cocina lleven puesto un atuendo que quede bien ajustado al cuerpo. A los niños que deseen ayudar en la preparación de alimentos debe asignárseles tareas básicas que no requieran estar cerca del calor, o de objetos filudos o punzantes o aparatos eléctricos.  

Media Contact: Erin Prather Stafford

###

Esta publicación informativa está disponible en nuestra página en World Wide Web en
http://www8.utsouthwestern.edu/home/news/index.html

Share: