Curso único de medicina en español ayuda a los asistentes médicos a examinar y comunicarse mejor
con pacientes hispanos

Cristina González, profesora auxiliar de asistencia médica, UT Southwestern Allied Health Sciences School. 
Cristina González, profesora auxiliar de asistencia médica, UT Southwestern Allied Health Sciences School. 

DALLAS — 6 de Julio de 2006 — El contar con fluidez en "términos médicos en español", adquirida mediante un programa educativo único en su especie de la facultad UT Southwestern Allied Health Sciences School, ha ayudado a Hill Conway, una asistente médica, a revelar historiales médicos y realizar exámenes médicos en español.  Es a través del conocimiento que ella ha logrado mejorar sus relaciones con pacientes de habla hispana así como los cuidados médicos que reciben. 

"Los pacientes se sienten cómodos al compartir sus síntomas, y puedo instruirlos mejor acerca de su condición médica," dice la señorita Conway, graduada en el año 2004.  "Ha sido de mucha utilidad."

Según el Dr. Eugene Jones, presidente del programa de estudios para asistentes médicos,
Allied Health Sciences School es la única facultad en la nación que cuenta con un currículum  multisemestre de enseñanza lingüística médica en español dentro de un programa de estudios para asistentes médicos.  

Dicha capacitación es cada vez más vital, dice el Dr. Jones, ya que de acuerdo con la Oficina de Censo de los EE.UU., se estima que la población hispana será más del triple en el año 2050.

"El acceso a cuidados básicos de salud a menudo es restringido debido a barreras lingüísticas y culturales.  Y el número de personal médico que habla español tristemente es inadecuado, lo cual da como resultado el uso de intérpretes, lo cual puede obstaculizar el nexo entre médicos y pacientes," nos dice.

Cristina González, profesora auxiliar de asistencia médica, desarrolló el currículum médico en español hace cinco años.  Lo enseña a estudiantes que trabajan en una maestría para convertirse en asistentes médicos — profesionales de cuidados médicos que trazan los historiales médicos, hacen exámenes, interpretan exámenes y desarrollan planes de tratamiento bajo supervisión del médico.

La señorita González también ha enseñado español dirigido a la medicina en UT Southwestern Medical School y UT Dallas, y su currículum está atrayendo el interés de otros hospitales del área.  Adicionalmente, está escribiendo un libro de texto de términos médicos en español para asistentes médicos u otros estudiantes de cuidados de la salud.  

"El ser capaz de realizar un examen médico en español puede mejorar el cuidado que se le brinda a pacientes de habla hispana", dice la señorita González.  "Algunos pacientes a menudo esperan para ir con un doctor debido al temor de ser deportados, así que les resulta reconfortante el que las personas se tomen el tiempo de tratarlos en su propio idioma."

Para las clases de medicina en español de la facultad conexa para la salud, los estudiantes de asistencia médica se reúnen dos horas a la semana durante tres semestres.  En el primer semestre, los estudiantes aprenden gramática y vocabulario que corresponde a su entrenamiento médico.  El segundo semestre, conducen exámenes médicos fingidos con pacientes simulados de habla hispana en un escenario clínico.  En el tercer semestre, los estudiantes dan una presentación en español sobre alguna enfermedad y conducen entre ellos exámenes médicos simulados. 

La señorita González, quien aprendió inglés en la primaria después de que su familia viniera de Cuba a establecerse a los Estados Unidos, batalló como una niña bilingüe interpretando información médica para sus padres.  Ahora muestra a los estudiantes cómo pedir a sus pacientes que describan los síntomas en español.

También guía a su clase mostrándoles cómo cantar canciones de amor en español para que los estudiantes puedan captar algo cultural a la vez que vocalizan términos médicos como doler y corazón.

Un asistente médico que esté familiarizado con el idioma y la cultura puede ayudar a los pacientes de habla hispana a relajarse en un entorno que les es poco familiar, dice Emily Pratt, estudiante en la actualidad.

Rebekah Jones, otra estudiante, dice que ella y otros compañeros de clase ya están aplicando lo que han aprendido en visitas semanales al Consulado mexicano en Dallas, en donde conducen análisis médicos. 

"Cualquiera que trabaje en Texas o cualquier otro estado del Sur necesita por lo menos estar expuesto a capacitación en el idioma español, ya que existe una población enorme de personas cuyo idioma materno es el español," dice la señorita Jones.  "Al aprenderlo aquí en la escuela tendré una gran ventaja una vez graduada para encontrar trabajo y convertirme en una asistente médica más efectiva."

Pero sobre todo, el programa hace énfasis en el cuidado de los pacientes, dice la señorita González.

"¿De qué sirve tener conocimiento médico si uno no puede comunicarse con los pacientes?" nos dice.



###


Media Contact: Cliff Despres
214-648-3404
Cliff.Despres@utsouthwestern.edu


Para recibir automáticamente publicaciones informativas de UT Southwestern vía correo electrónico, suscríbase en www.utsouthwestern.edu/receivenews

     

Share: