La asesoria de un 'Coach' en el trabajo de parto hace poca diferencia

DALLAS - 30 de diciembre de  2005 - Los investigadores de UT Southwestern Medical Center han descubierto que cuando una mujer se encuentra en trabajo de parto, el contar con un "coach"  para decirle cuándo pujar durante las contracciones casi no hace diferencia en disminuir la duración del parto, y de hecho puede incrementar el riesgo de problemas posteriores en la vejiga de la mujer.  

En la edición de enero de la revista American Journal of Obstetrics and Gynecology, los investigadores informan que el que la madre reciba o no el apoyo de un "coach" no es un factor importante en lo que respecta la mayor parte del trabajo de parto.  Además, los investigadores hacen la observación de que es necesario realizar más estudios para determinar si los problemas de vejiga son permanentes. 

"A menudo es m ejor que la paciente haga lo que es más cómodo para ella", dice el Dr. Steven Bloom, autor principal del trabajo y presidente interino de la junta de obstetricia y ginecología de UT Southwestern.

En el estudio, los investigadores de UT Southwestern se concentraron en la segunda fase del trabajo de parto - el momento en el que la cerviz está totalmente dilatada y el bebé comienza a descender.  Este informe se hizo a continuación de uno anterior en el cual se descubrió un incremento en problemas del piso pélvico entre mujeres asistidas por un "coach". 

El nuevo estudio se realizó en el hospital Parkland Memorial Hospital en mujeres que estaban dando a luz por primera vez, que tuvieron embarazos sin complicaciones y que no recibieron anestesia epidural.  Fueron asignadas al azar, y ambos grupos fueron asistidos por enfermeras-comadronas. De los dos grupos, a 163 se les brindó asistencia y se les dirigió para que pujaran por 10 segundos durante una contracción, y a 157 se les dijo que "hicieran lo que sintieran natural".  

En las mujeres que fueron asignadas aleatoriamente al grupo con "coaching ", la segunda etapa del parto fue disminuida  13 minutos, de 59 a 46minutos.

"No hubo más descubrimientos que mostraran que el recibir asesoría de un 'coach' fuera ventajoso o dañino", dijo el Dr. Bloom.

El estudio anterior, cuyo informe apareci ó en la edición de mayo de Obstetrics and Gynecology, involucró el mismo grupo de mujeres.  En el mismo, los investigadores estudiaron si el recibir asesoría de un "coach" ocasiona problemas a largo plazo en la región pélvica de la madre.

De las 320 mujeres en el estudio, 128 regresaron tres meses después para realizarse pruebas.  Los investigadores informaron que las mujeres con "coach",  contaban con menor capacidad en la vejiga y una incrementada "primera gana de evacuar " - el volumen con el cual una mujer no necesariamente necesita orinar.  Sin embargo, con el tiempo, la función de la vejiga puede regresar a la normalidad.

"No estoy listo para afirmar si estos cambios funcionales tengan o no consecuencias a largo plazo," dice el Dr. Kenneth Leveno, profesor de obstetricia y ginecología y uno de los autores principales de ambos estudios. No deseo alarmar a las pacientes sobre esto."

Otros de los investigadores de UT Southwestern que participaron en los estudios fueron los doctores Brian Casey, Joseph Schaffer y Donald McIntire,  todos ellos profesores asociados de obstetricia y ginecología.  El Dr. Schaffer fue el autor principal del estudio anterior, en el cual el Dr. M.A. Nihira de la Universidad de Oklahoma también contribuyó.  

Los estudios fueron respaldados por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano.

###

Media Contact: Aline McKenzie
214-648-3404
aline.mckenzie@utsouthwestern.edu

Para recibir automáticamente publicaciones informativas de UT Southwestern vía correo electrónico,
suscríbase en  www.utsouthwestern.edu/receivenews

Share: