UT Southwestern Medical Center adquiere los Hospitales de Zale Lipshy y St. Paul University

DALLAS - 27 de diciembre de 2004 - Los hospitales Zale Lipshy y St. Paul University se consolidarán con UT Southwestern Medical Center el 1 de enero de 2005, un hecho que es aclamada por los administradores médicos como algo crucial para un mejor desarrollo del centro y una provisión de cuidados médicos de clase mundial.
 
La compañía University Medical Center Inc., una sociedad controladora no lucrativa, transferirá a UT Southwestern la propiedad del hospital con capacidad de 152 camas Zale Lipshy.  El centro médico compró los activos físicos del hospital de 300 camas St. Paul en el 2000 y adquirirá el negocio de operación hospitalaria no lucrativo el día de Año Nuevo.  UT Southwestern pagará un total de $170 millones en las transacciones. Una vez todas las obligaciones y responsabilidades pendientes del hospital sean cumplidas en los siguientes tres años, el saldo de dicho pago será retornado a UT Southwestern como un obsequio.  UT Southwestern ha administrado los hospitales desde principios del 2003 mediante un acuerdo con UMC Inc.
 
Los administradores del centro médico dicen que la consolidación de los hospitales bajo la bandera y gobierno de UT Southwestern  es una inversión cuyo retorno comenzará de inmediato, asegurándole un lugar a UT Southwestern entre los centros médicos académicos de primera categoría en la nación como Johns Hopkins, Duke y UCLA - los cuales operan sus propios hospitales.

"Este es un paso crítico para convertirse en un destino médico nacional e internacional para personas que buscan cuidados de primera calidad y especializados," dice el Dr. Kern Wildenthal, presidente de UT Southwestern.

"Nos permite proveer cuidados y servicios diversos a todos nuestros pacientes supervisando directamente su experiencia médica ya sea en nuestras clínicas  de consulta externa o en nuestros hospitales," nos dice.
 
El Dr. John McConnell, vicepresidente ejecutivo para asuntos del sistema de salud y primer consejero del sistema de salud incluyendo los hospitales de la Universidad dice, "pretendemos alcanzar distinción a nivel nacional en medicina clínica.  Nuestros cuidados clínicos son tan buenos como lo pueden ver, pero no tan completos en todas las áreas como podrían ser. Queremos que sean reconocidos. Queremos ser tan reconocidos por nuestros cuidados a pacientes como lo somos por nuestras investigaciones y educación."

"Pensamos que esto es tan importante en la historia del centro médico como cuando abrimos Zale Lipshy en 1989," dice Paul Bass, presidente de Southwestern Medical Foundation y ex miembro de la junta de Zale Lipshy.  "Antes de esto, éramos la única facultad médica en el país sin nuestro propio hospital privado.
 
"Esta fusión mejorará toda el área del Norte de Texas - cuidados internos, educación médica e investigación.  Los médicos podrán proveer los mejores cuidados y acceso a las pruebas clínicas más avanzadas e innovadoras, ya que el centro será básicamente una operación."

La calidad mejorada de cuidados clínicos llevará a un fortalecimiento general de UT Southwestern, dicen los administradores.  La educación, investigación y cuidado de pacientes van de la mano, complementándose uno a otro.  Por ejemplo, el desarrollar cuidados clínicos de reconocimiento ayudará a reclutar científicos físicos de primera, lo cual hará que se obtengan donaciones de fundaciones federales y privadas y ampliará el alcance de las pruebas clínicas.

El Dr. McConnell dijo que él cree que las primeras acciones de la facultad ya están brindando resultados positivos.  Dichas acciones incluyen el que se consolidaran los sistemas de información-tecnología de los hospitales, lo cual ahorró $1.8 millones, así como el modernizar  otros servicios y la fuerza de trabajo en los dos hospitales.
 
Dice que tiene confianza total en el liderazgo que UT Southwestern ha establecido para dirigir la nueva entidad hospitalaria, la cual operará bajo el nombre de  UT Southwestern Medical Center.

"Contamos con un maravilloso equipo de administración," dice el Dr. McConnell. "Si uno desea ser de clase mundial tiene que contar con administración de clase mundial."

Sharon Riley fue recientemente contratada como presidenta de los hospitales de  las universidades de St. Paul y  Zale Lipshy vicepresidenta de los hospitales de UT Southwestern.  Anteriormente fue primer oficial de operaciones de Anne Arundel Medical Center en Annapolis, Md., y antes fue primer oficial de operaciones del Centro Médico de la Universidad de Nebraska y vicepresidenta del Sistema de Salud de Nebraska.

"Cuando los mismos visionarios dicen que desean construir un hospital de clase mundial, yo quiero ser parte de él," dice la señorita Riley. "Deseo ayudar a construir un entorno hospitalario en donde el personal médico pueda practicar sus habilidades de clase mundial - que puedan llevar sus avances y descubrimientos al escenario de cuidados internos.  Cuando eso sucede, todos se benefician - los pacientes, la comunidad y el estado."

La decisión de consolidarse involucró un proceso largo y complejo, dicen los administradores médicos.
 
En el 2002, como parte de la Iniciativa de Servicios Clínicos de $100 millones de UT Southwestern, los líderes de la facultad, juntas hospitalarias y personas de apoyo comunitario "promovieron el que la facultad estudiara e investigara lo que  se requeriría para llevar los programas de servicios a pacientes de UT Southwestern al estándar más alto," dijo el Dr. McConnell.

Dicha sugerencia llevó a que grupos de funcionarios de UT Southwestern visitaran centros médicos docentes líderes alrededor del país, incluyendo Duke University Medical Center, Northwestern University, Johns Hopkins, Massachusetts General Hospital y  Stanford University Medical Center. Además, hicieron un estudio detallado de un informe de consultoría sobre Mayo Clinic. De dichas investigaciones, el Dr. McConnell dijo, "se desarrolló  un documento que realmente describe una serie de iniciativas para cerrar la brecha, para lograr esa misma calidad y servicios en general en UT Southwestern.

"Lo que encontramos fue que estamos estructurados de una manera muy diferente a la de otros centros médicos líderes a nivel nacional.  Los mismos son mucho más integrados en sus operaciones de pacientes internos-externos, bajo una administración consolidada."

Fue en este punto cuando los líderes de UT Southwestern comenzaron a pensar seriamente en una consolidación de todos los servicios clínicos bajo UT Southwestern.  La facultad utilizaba a Zale Lipshy y era propietaria del edificio de St. Paul, pero debido a estructuras corporativas y legales UT Southwestern no podía combinar sus operaciones o fusionarlas con las de las clínicas de consulta externa de la facultad,  lo cual únicamente servía para obstaculizar la flexibilidad financiera e inhibir los servicios de cada entidad. 

Zale Lipshy abrió en 1989 como un lugar de referencia privado y hospital docente para UT Southwestern. Tanto Zale Lipshy como St. Paul operaban bajo UMC Inc. antes de ser transferidos a UT Southwestern a finales de 2004.

"Estábamos limitados en Zale Lipshy," dice David Quinn, presidente de la junta directiva de UMC. "Sabíamos que si queríamos desarrollar nuevas instalaciones teníamos que pensar en el campus de St. Paul."

Dos partes independientes dieron ímpetu a la idea de integrar los hospitales en UT Southwestern Medical Center  - el comité externo de asesoría para la Iniciativa de Servicios Clínicos de UT Southwestern y el grupo de consultores de hospitales Hunter Group.

Hoy en día, operar dos hospitales pequeños por separado en el mercado médico resulta desventajoso en principio, dicen los administradores.  Los hospitales en conjunto tuvieron pérdidas de varios millones de dólares en los años 2002 y 2003 cuando se operaban como entidades privadas separadas.  Bajo la administración de UT Southwestern, los hospitales mejoraron su rendimiento financiero de manera dramática en el 2004 y las proyecciones indican que después de la consolidación en el 2005 no habrá pérdidas. 

En agosto del 2004, la Junta de Regentes del Sistema de UT aprobó la adquisición y consolidación de los hospitales, lo cual incorporará 2,200 empleados nuevos a la familia de UT Southwestern.

El Sr. Quinn exalta los beneficios: "la s tremendas economías involucradas, la oportunidad de reunir talento compartido, la eliminación de redundancias, una posición más fuerte para mejorar contratos de administración-cuidados y el acceso a capital."

Más importante, dice, es para los pacientes, "UT Southwestern ahora puede ser el proveedor de diversos cuidados en una sola parada."

El Dr. McConnell nos dice: "Desde el día uno en el 2005, podremos comenzar a desarrollar planes estratégicos para cada una de nuestras principales líneas de servicios para el cuidado de pacientes aprovechando las ventajas de una estructura integrada.  Contar con un entorno en donde los hospitales y los médicos puedan hacer una planificación conjunta es la clave para el éxito."

Adicionalmente dice que la consolidación ayudará a eliminar confusión de los pacientes y obstáculos en el mercadeo ocasionados por la falta de identidad de marca.  "Esta es una de las cosas que verdaderamente ha inhibido nuestra reputación a nivel local, regional y nacional.  Las personas siempre han tenido la confusión de quiénes realmente somos."

###
Media Contact: Scott Maier or Katherine Morales
214-648-3404
e-mail: Scott.maier@utsouthwestern.edu
Katherine.morales@utsouthwestern.edu
 
Para recibir automáticamente publicaciones informativas de UT Southwestern vía correo electrónico, suscríbase en  www.utsouthwestern.edu/receivenews
 

 

Share: