La falta de conocimiento sobre los derrames impide el uso de drogas salvavidas e imposibilita la prueba de nuevas terapias

DALLAS -  19 de Marzo 19 de 2004 - Una difundida falta de conocimiento general sobre los derrames evita que se provean las terapias más avanzadas y obstaculiza los esfuerzos de investigadores para probar drogas contra-coágulos de la siguiente generación, dice el Dr. Hal Unwin, profesor asociado de neurología de UT Southwestern Medical Center en Dallas.

El año pasado en Parkland Memorial Hospital  - el principal hospital de enseñanza sobre adultos para médicos de la facultad de UT Southwestern - únicamente el 19 por ciento de 349 pacientes diagnosticados con la forma más común de derrame llegaron en las tres horas siguientes al ataque inicial, dice el Dr. Unwin. Tres horas constituyen la ventana crucial de tiempo en que la droga de rápida acción para disolver coágulos llamada activador plasminógeno de tejido (tPA por sus siglas en inglés) debe ser administrada. El fármaco disuelve los coágulos de sangre en el cerebro, reduciendo grandemente el riesgo de muerte o discapacidad severa. 

En junio de 2003, UT Southwestern lanzó una prueba de Desmoteplase, una droga contra coágulos de la segunda generación hecha de la saliva de los murciélagos vampiros que puede ser administrada hasta nueve horas después del inicio de un derrame. Pero únicamente el 16 por ciento de 252 pacientes con derrame fue seleccionado para el estudio ya que arribó dentro de las nueve horas del inicio del derrame, y de esos 40 pacientes, ninguno calificó para el tratamiento. Algunos llegaron a tiempo para recibir tPA, y otros no calificaron debido a alta presión arterial, edad arriba de 85 años o habían tomado anticoagulantes.    

"Aquí se nos presenta esta oportunidad de triplicar la ventana de tiempo en que podemos tratar a pacientes con un medicamento efectivo y de rápida acción, y no hemos podido usarlo en este estudio - principalmente porque las personas no conocen las señales de un derrame, y no lo tratan como emergencia," dice el Dr. Unwin. "Es sorprendente el número de personas que encontramos que repentinamente no pueden usar su brazo una noche, y simplemente se van a la cama esperando que amanezca mejor en la mañana." 

Los derrames son la tercera causa principal de muerte y una de las principales causas de discapacidad severa en los Estados Unidos. Afectan a 750,000 americanos de todas las edades cada año. Menos del 3 por ciento de los pacientes con derrame a nivel nacional reciben la droga tPA, la cual fue perfeccionada por investigadores de UT Southwestern en los años 80.

De acuerdo con la Asociación Americana contra el Derrame (American Stroke Association), el 74 por ciento de los americanos no conocen las señales de alerta más comunes: 
* Entumecimiento repentino del brazo, pierna o cara en uno o ambos lados del cuerpo
* Dolor de cabeza imprevisto y severo sin ninguna causa aparente
* Confusión repentina, dificultad al hablar o comprender  
* Problemas repentinos de visión, mareo y pérdida de balance o coordinación

Aunque los derrames son más comunes en personas arriba de los 50 años, pueden suceder a cualquier edad, incluso en niños. El reconocimiento de derrames en los niños ha incrementado en los años recientes en parte debido al uso difundido de pruebas de diagnóstico no invasivas, tales como la resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés), tomografía computarizada (CT en inglés), angiografía de resonancia magnética (MRA en inglés) y en los meses neonatales, estudios de ultrasonido craneal.

Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Derrames, en los niños los derrames ocurren más frecuentemente durante el primer año de vida. La causa más común de derrame en niños es la enfermedad congénita del corazón.

"El Derrame es aún, en muchos ambientes, pobremente comprendido y pobremente tratado. Realmente es una tragedia, y enfatiza fuertemente la importancia del proceso de educación," dice el Dr. Duke Samson, presidente de cirugía neurológica en UT Southwestern.

Los neurólogos de UT Southwestern están alerta las 24 horas del día para tratar derrames, ya sea en Parkland, St. Paul University Hospital o Children's Medical Center Dallas. El centro medico está involucrado en estudios continuos sobre derrames y está equipado con una serie de pruebas de alta tecnología que ayudan a determinar la causa del derrame, y en muchos casos, prevenir ataques futuros. Uno de tales procedimientos previene la posibilidad de un derrame por  aneurisma roto utilizando un aparato médico más pequeño que un clip de papel estándar. 

Un derrame se produce cuando un vaso sanguíneo que va al cerebro se bloquea o rompe. Como un 83 por ciento de los derrames son causados por vasos sanguíneos bloqueados y se llaman derrames isquémicos. El 17 por ciento restante es conocido como derrames hemorrágicos - causados por un vaso sanguíneo roto.

Cuando sucede cualquiera de estas formas de derrame, parte del cerebro comienza a morir por la falta de oxígeno y nutrientes, y las partes del cuerpo controladas por esa área del cerebro son afectadas de manera adversa.

El Desmoteplase, la droga de segunda generación  contra coágulos que en la actualidad está siendo probada clínicamente, fue descubierta en los años 60 después de que científicos mexicanos formularon la hipótesis de que los murciélagos deben poseer algo que evita que la sangre se coagule cuando la extraen de su presa. La proteína específica responsable de la acción anticoagulante fue identificada en los años 80.

###

Media Contact: Rachel Horton
214-648-3404
rachel.horton@utsouthwestern.edu

Para recibir automáticamente publicaciones informativas de UT Southwestern vía correo electrónico, suscríbase en  http://lists.utsouthwestern.edu/mailman/listinfo/utswnews

 

Share: