Dermatológos ayudan a los jovenes cortar conexiónes con las pandillas

DALLAS — Septiembre 30, 1996 — Ruben Ruiz es un adolescente que ha sido miembro de una pandilla, ha abandonado sus estudios y ahora es padre de una bebé, Elizabeth Marie. Pero Ruiz deseaba una vida nueva para el, para su novia y su hija. Para cambiar de vida, el busco trabajo. Pero Ruiz era un hombre señalado.

Embriagado por drogas y sus amigos, Ruiz dejo que un amigo le tatuara el nombre de su pandilla en el muslo y que le pintara una linea punteada alrededor de los nudillos. Como un edificio pintado con inscripciónes en las paredes, Ruiz era identificado por sus tatuajes con la vida de la pandillas.

"Cuando solicitaba trabajos, yo hacia la lucha de esconder mi mano," Ruiz dijo. "Nadie te quiere emplear si pensan que tu eres miembro de una pandilla."

Pero ahora Ruiz estudia y trabaja. El ha cambiado su vida con ayuda de otros, como el Dr. Dennis Newton, professor de dermatología en la UT Southwestern Medical Center en Dallas. Durante el año pasado, Newton ha empleado tecnología de laser para quitar los tatuajes del cuerpo de Ruiz y de otros jovenes que quieren borrar su conexión con las pandillas. Newton ha dado este tratamiento gratis.

El programa crecio cuando el Departamento de Dermatología en la UT Southwestern decidio dona su tiempo y experiencia. Cada dos meses, los dermatológos tienen sesiónes en el Hospital Parkland para quitar tatuajes.

Durante la primer sesion en enero, los dermatológos usaron lasers par empezar tratamiento en 20 adolescentes con tatuajes en los nudillos, tatuger de lagrimas en el rabillo de los ojos o otros tatuajes que identifican a los jovenes como miembros de una pandilla. Los adolescentes estaban calmamente sentados con sus padres, esperando su turno, mientras que enfermeras frotaban anestesico alrededor de los tatuajes.

"Ocurre un poco dolor, cierto no mas que el dolor que se siente cuando se pone el tatuaje," dijo el Dr. Amit Pandya, un profesor asistante de dermatología y supervisor del programa de UT Southwestern. "El laser confiere alta energia al pigmento del tatuaje y este explota en fragmentos microscopicos. El cuerpo despues absorbe los fragmentos. La cantidad y el tipo de tinta que fue usada para pintar los tatuajes determina que tantos tratamientos se necesitan para quitar la tinta; usualmente de cuatro a ocho tratamientos son necesarios. Algunos tatuajes nunca desaparecen totalmente."

Pandya y otros dermatológos usan lasers para quitar los tatuajes en la clinica de dermatología en el James W. Aston Ambulatory Care Center de UT Southwestern. Despues de una consulta gratis, cada tratamiento cuesta entre $75 y $500, dependiendo a el tamaño del tatuaje.

Los adolescentes no pagan dinero para que les quiten los tatuajes, pero les exige que por cada tratamiento que ellos reciben dediquen 10 horas de servicio a la comunidad. Tambien es necesario que ellos tengan un mentor, como un maestro, oficial de prueba o enfermera de escuela como Billie Gurke de Thomas Jefferson High School en Dallas.

Al iniciar del año, en su campaña de ayudar a estudiantes para que dejen a sus pandillas, Gurke busco un dermatológo que puede de quitar tatuajes y encontro a Newton.

"Es un programa muy bueno porque mucha gente se ha ofrecido voluntariamente para ayudar a los jovenes que son cortes, agradecidos, joven y asustados."

Cada sesion demanda que los dermatológos y las enfermeras den voluntariamente su tiempo y experiencia. Medical Alliance Inc. es el proveedor de la laser, y Exxon Corp. y la Meadows Foundation han donado dinero para pagar por la anestesia y gasa.

Antes de cada sesión, Gurke y otras enfermeras del Condado de Dallas tienen que decirle a varios estudiantes que se tienen que esperar. Bastantes ex-miembros de pandillas han firmado en la lista; esto mantendra a los dermatológos ocupados por varios sesiones.

"No contratamos los jovenes," Gurke dijo. "Ellos piden que les quiten los tatuajes que los asocia a pandillas porque se quiren disociar de las pandillas. Hemos perdidos algunos cuantos que han regresado a la vida en las calles y han sido encarcelados. Pero desde que empezamos el programa hemos tocado la vida de 60 jovenes, y hemos tenido éxito con la mayoria."


For more information, please contact the Office of News & Publications at (214) 648-3404.

Share: