Tips Informativos Octubre 2012

La genética más que la herencia aumenta el riesgo de cáncer de mama

Más y más mujeres están optando por someterse a una evaluación genética para el cáncer de mama – y por buena razón.

Aunque se piensa que tan solo entre el 5 y 10 por ciento de los canceres de mama son hereditarios, las mujeres que presentan anomalías en el gen 1 ó 2 de vulnerabilidad frente al cáncer de mama pueden tener hasta un 80 por ciento de riesgo de recibir un diagnóstico de cáncer de mama a lo largo de sus vidas.

“El saber que uno es portador de una mutación en uno de los genes BRCA presenta varias opciones de diagnostico temprano y de prevención del cáncer,” dice el Dr. David Euhus, un cirujano en UT Southwestern Medical Center. “Si usted ha recibido un diagnóstico de cáncer de mama recientemente, esta información es crítica al momento de tomar decisiones con respecto al tratamiento.”

El Dr. Euhus ofrece la siguiente lista de verificación para ayudar a las personas a decidir si deberían considerar someterse a una evaluación genética para el cáncer de mama:

  • Tres o más parientes biológicos del mismo lado de la familia que hayan sido diagnosticados con cáncer de mama.
  • Antecedentes familiares de cáncer de ovario.
  • Un pariente en cada lado de la familia que haya sido diagnosticado con cáncer de mama antes de cumplir los 45 años de edad.
  • Siendo de ascendencia judía askenazí.
  • Un pariente biológico que haya tenido un cáncer triple negativo antes de cumplir los 60 años de edad.
  • Cualquier hombre en la familia que haya desarrollado cáncer de mama.
  • Parientes femeninos que hayan desarrollado cáncer en ambos senos.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/cancer para obtener más información acerca de los servicios clínicos para el tratamiento del cáncer que se encuentran disponibles en UT Southwestern.

Octubre es el Mes Nacional de Reconocimiento del Cáncer de Mama.

Contacto para los Medios: Jan Jarvis

Simples pasos que pueden ayudar a prevenir la osteoporosis, una enfermedad libre de síntomas

La osteoporosis es una enfermedad de los huesos que afecta a casi 10 millones de personas estadounidenses, incluyendo casi 8 millones de mujeres. Debido a que es una enfermedad “silenciosa” , la mayoría de la gente que padece de esta enfermedad no se da cuenta de que la tiene hasta que ocurre una fractura.

“En el año 2005 el cuidado de más de 2 millones de fracturas de caderas tuvo un costo de $17 billones. Para el año 2025, se espera que ambos de estos números aumenten aún más. La prevención es clave,” dice el Dr. Khashayar Sakhaee, el director del departamento de metabolismo de minerales de UT Southwestern Medical Center.

Esta enfermedad, por lo general, afecta a mujeres posmenopáusicas que experimentan una reducción significativa de estrógeno – una hormona que ayuda en el proceso de absorción de calcio y que previene la pérdida de calcio de los huesos. Sin embargo, puede afectar a cualquier persona que presente un desbalance hormonal, incluyendo a todo los hombres que hayan recibido tratamiento para el cáncer de próstata.

Entre los factores de riesgo comprobados para el desarrollo de la osteoporosis se encuentran los siguientes: raza (los Caucásicos tienen un riesgo entre 50 y 60 más alto), antecedentes familiares de esta enfermedad, falta de ejercicio, un bajo peso corporal y el tabaquismo. Los pacientes que reciben dosis altas de cortico - esteroides también son más propensos a desarrollar huesos frágiles.

El tejido óseo se repone por si mismo de manera natural a través de un proceso dinámico de restauración y formación. En cambio, en pacientes con osteoporosis, la pérdida de hueso excede la formación de nuevos tejidos óseos, y el resultado es que los huesos son más frágiles.

El Dr. Sakhaee recomienda unos pasos muy simples para ayudar a prevenir el desarrollo y la evolución de esta enfermedad:

  • Hacer ejercicio y consumir una dieta saludable rica en verduras, frutas y fuentes de productos lácteos.
  • Las mujeres posmenopáusicas y todos aquellos mayores de 70 años de edad deberían obtener 1,200 mg de calcio cada día como parte de su dieta o suplementos. La mejor fuente de calcio siempre son los productos lácteos – tan solo un vaso de leche de 8 onzas incluye 800 mg de calcio, y una rebanada de queso y una porción individual de yogurt ambos contienen alrededor de 200 – 300 mg de calcio.
  • La Vitamina D es otro factor importante para la buena salud de los huesos. Las mujeres posmenopáusicas, al igual que todas las personas mayores de 70 años de edad, deberían consumir 1,000 unidades de vitamina D cada día.
  • Al cumplir los 50 años de edad, todas las mujeres le deberían pedir a su médico que realice una prueba de densidad ósea. Esta prueba determina el nivel de riesgo de sufrir fracturas de huesos, y puede proporcionar información importante acerca de la presencia de osteoporosis y, en caso de que esta sea detectada, acerca de las opciones de tratamiento que están disponibles para frenar su evolución.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/departments/internal-medicine/index.html para obtener más información acerca de los servicios clínicos de medicina interna, incluyendo los servicios clínicos de metabolismo de minerales para la osteoporosis.

Contacto para los Medios: Remekca Owens

Los peinados rudos pueden llegar a ser casi un desastre para el cabello y el cuero cabelludo.

Los dermatólogos en UT Southwestern Medical Center advierten que ciertos estilos o cortes de cabello pueden causar estragos en su cabello así como en su cuero cabelludo.

“El jalar el cabello para acomodarlo en una cola de caballo o en trenzas; el uso de rodillos calientes, tenazas para el cabello, o planchas rizadoras; y la aplicación de relajantes químicos para el cabello pueden causar daños estructurales del tallo del cabello, así como daños químicos y termales a la piel del cuero cabelludo,” dice la Dra. Josephine Quintanilla-Dieck, un dermatólogo de UT Southwestern.

El uso regular, y a veces hasta el uso ocasional de estas técnicas de peinado puede resultar en la quebrada del cabello y a la pérdida del cabello desde la raíz. Aunque por lo general, este efecto es reversible, de vez en cuando la perdida del cabello puede ser permanente en aquellos casos donde el daño ha ocurrido de manera continua o durante un periodo de tiempo significativo.

Entre los consejos para mantener un cabello y el cuero cabelludo saludables se encuentran los siguientes:

  • Lavarse el cabello con regularidad para eliminar la acumulación de mugre y de aceite.
  • Minimizar el uso de dispositivos calientes y de relajantes químicos.
  • El uso de estilos de peinado naturales que causan menos tensión sobre la raíz del cabello.

En caso de que usted sí use relajantes químicos o dispositivos calientes, usted puede reducir el riesgo de daños si los utiliza con menos frecuencia y si implementa “periodos de descanso para el cabello” y días – sin – peinar, los cuáles hacen posible la recuperación natural del cabello.

Debido a que existen varias diferentes causas de la pérdida del cabello, si usted ya ha experimentado un poco de pérdida de cabello y no está seguro del motivo, lo más prudente sería consultar con un dermatólogo que esté familiarizado con las enfermedades relacionadas con la pérdida del cabello.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/dermatology para obtener más información acerca de los servicios clínicos en dermatología que se encuentran disponibles en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Russell Rian

###

Esta publicación del resumen de noticias está disponible en la página principal de nuestro sitio web en la siguiente dirección www.utsouthwestern.edu/home/news/index

Para recibir los resúmenes de noticias de UT Southwestern automáticamente por correo electrónico, suscríbase en www.utsouthwestern.edu/receivenews

Share: