Tips Informativos Mayo 2012

Los riesgos de la salud respiratoria aumentan con las temperaturas

La contaminación del aire es un riesgo ambiental peligroso para la salud humana. Los niveles altos de contaminación del aire pueden producir un conjunto de problemas respiratorios, tales como incidencias incrementadas de ataques de asma, infecciones respiratorias, cáncer de pulmón e inclusive la muerte.   

“Los óxidos de nitrógeno y sulfuro, humo y ozono son irritantes de las vías respiratorias y pueden empeorar cualquier padecimiento preexistente de los pulmones,” dice el Dr. Jonathan Weissler, director del Centro James M. Collins para Investigación Biomédica de UT Southwestern Medical Center.  “Las personas con deficiencia pulmonar crónica deberían intentar minimizar el tiempo que permanecen al aire libre cuando la calidad del aire se torna extremadamente mala.” 

Desafortunadamente, otro verano de temperaturas de tres dígitos sí empeorará la calidad del aire.  La combinación  de luz solar y calor esencialmente cocinan la atmósfera y los distintos compuestos químicos aéreos en ella.  Este revoltijo químico se mezcla con óxidos de nitrógeno que naturalmente ocurren en el aire para crear niebla tóxica u ozono a nivel del suelo.

Dallas/Fort Worth aparece clasificada consistentemente entre el listado nacional de ciudades con mala calidad de aire.  El Informe de Estado del Aire de 2012, publicado a finales de abril por la Asociación Americana de Pulmones, clasificó el Metroplex D/FW como el número 12 entre las  232 ciudades de EE.UU. con mayor contaminación aérea relacionada con ozono—el tipo de contaminación más peligrosa para la salud.  Los Angeles encabeza el infame listado, seguido por otras seis áreas de California—Visalia, Bakersfield, Fresno, Hanford, Sacramento y San Diego.  En Texas, únicamente el área de Houston (número 8) clasificó peor que Dallas/Fort Worth.  

Visite www.utsouthwestern.org/heartlungvascular para conocer más sobre los servicios clínicos para el corazón, pulmones y sistema vascular que ofrece UT Southwestern.  

Mayo es el Mes de Aire Limpio.

Contacto para los Medios: Lisa Ashley Warshaw

 
Los sutiles síntomas de los derrames cerebrales deben ser reconocidos rápidamente

Las señales de advertencia típicas de un derrame a menudo son tan sutiles que sus víctimas no buscan atención médica lo suficientemente rápido para recibir un tratamiento efectivo, nos dice un neurólogo de UT Southwestern Medical Center. 

El Dr. Mark Goldberg, presidente de neurología y neuroterapia de UT Southwestern, dice que demasiadas pocas personas reconocen los síntomas de un derrame cerebral.  Como resultado, únicamente 5 por ciento de las víctimas de derrames reciben una droga anticoagulante efectiva llamada tPA, cuya administración es recomendada por la Administración de Alimentos y Fármacos dentro de las tres horas siguientes a un derrame.  Los derrames son la cuarta causa principal de muerte en los EE.UU., más de 133,000 personan mueren anualmente.  Se reportan alrededor de 795,000 derrames a nivel nacional cada año,  y alrededor del 53 por ciento de los afectados por los mismos (425,000) son mujeres. 

“Las personas deben conocer mejor los síntomas clínicos de un derrame para poder buscar tratamiento,” dice el Dr. Goldberg.  “Es tan importante educar a los americanos en el tema de los derrames y sus cuidados.”

El tener problemas repentinos con la visión, dificultad al caminar y al hablar son indicadores de derrames, dice el Dr. Goldberg.  También lo son la parálisis repentina, entumecimiento o adormecimiento de un lado de la cara o cuerpo. Otro síntoma potencial es dolor de cabeza repentino y severo que puede estar acompañado de vómitos o mareo.  

El neurólogo dice que la mayoría de derrames no dejan inconsciente de inmediato a las personas, así que muchas víctimas simplemente piensan que están cansadas y que necesitan tomar una siesta.  

Para ayudar a las víctimas de derrames se ha desarrollado el acrónimo SBHT (“FAST en inglés) para describir tanto lo que se debe hacer como el orden en el que se debe seguir.  SBHT” significa:

  • Sonrisa: Pida a la persona que sonría.  ¿Hay debilidad o adormecimiento en un lado de la cara? 
  • Brazos: Pida a la persona que levante sus brazos paralelos al suelo.  ¿Se le cae alguno de los brazos? 
  • Habla: Pida a la persona que repita una frase sencilla.  ¿Confunde o balbucea mal las palabras al hablar? 
  • Tiempo: Si cualquiera de estos síntomas está presente, llame al 911 de inmediato. 

Visite www.utsouthwestern.org/neurosciences para más información sobre los servicios clínicos de UT Southwestern, incluyendo derrames y otros trastornos neurovasculares. 

Mayo es el Mes Americano contra el Derrame Cerebral.

Contacto para los Medios: Jeff Carlton


Los robots en la sala de operaciones continúan ganando aceptación entre médicos y pacientes.  

Los procedimientos quirúrgicos asistidos robóticamente, a diferencia de las cirugías abiertas tradicionales, permiten la manipulación de instrumentos pequeños y algunas veces miniaturizados en áreas internas difíciles de acceder.

La primera cirugía asistida por robot fue realizada en 1985.  Los procedimientos mínimamente invasivos de hoy hacen necesario que los cirujanos en lugar de mover directamente los instrumentos, usen ya sea un manipulador directo o un control de computadora para manipular los instrumentos con precisión.  Un manipulador permite al cirujano realizar los movimientos normales asociados con la cirugía mientras que los brazos robóticos llevan a cabo esos movimientos usando “efectores finales” para realizar la cirugía real. 

“Algunas ventajas de la cirugía robótica son la precisión, incisiones más pequeñas, menos dolor y tiempo de sanación más rápida,” dice el Dr. Kemp Kernstine, un pionero reconocido de las técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas y jefe de cirugía torácica de UT Southwestern Medical Center.  “Los robots que usamos no están diseñados para actuar independientemente de los cirujanos humanos o para reemplazarlos.  Estas máquinas solo actúan como extensiones guiadas por los movimientos o indicaciones del cirujano.”

La cirugía asistida robóticamente en ginecología es una de las especialidades de más rápido crecimiento.  Las máquinas médicas también han sido ampliamente usadas en casos cardiotorácicos, en neurocirugía, bariátrica y cáncer de próstata y otros tipos de cáncer. 

Visite www.utsouthwestern.org/surgery para conocer más sobre los servicios clínicos que ofrece UT Southwestern en cirugía, incluyendo procedimientos mínimamente invasivos.  

Contacto para los Medios: Alex Lyda

Share: