Tips Informativos Marzo de 2012

Nuevas pruebas de cribado genético ayudan a detectar los cánceres colorectales

UT Southwestern Medical Center ha desarrollado un programa de pruebas de cribado genético que logra salvar vidas en familias con un alto riesgo de desarrollar cáncer colorectal, un tipo de cáncer muy letal pero al mismo tiempo muy prevenible.

Los doctores hacen un cribado en busca de tumores de cáncer colorectal en pacientes menores de 70 años de edad y de cáncer uterino en pacientes menores de 55 años, para determinar si existe un alto riesgo de predisposición genética a desarrollar cáncer. Si la hay, se motiva a los pacientes para que consigan traer a cuantos más de sus parientes puedan para que ellos también sean evaluados.

 “Si logramos evaluar a los familiares, tenemos la oportunidad de detectar su cáncer de colon temprano y hasta de prevenirlo,” dijo el Dr. Samir Gupta, profesor adjunto de medicina interna en UT Southwestern y director de la clínica para el cáncer colorectal de alto riesgo, que fue establecida en el 2011.

El cáncer colorectal es responsable por el segundo mayor número de muertes, después del cáncer de pulmón, de acuerdo a la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society). Aunque el cáncer colorectal hereditario ocurre con poca frecuencia, el impacto que puede tener en una familia puede ser muy extenso.  El cáncer tiende a desarrollarse muy rápidamente en aquellas personas que padecen del Síndrome de Lynch, una de las condiciones hereditarias más comunes.  El Síndrome de Lynch representa entre el 3 y el 5% de todos los cánceres de colon, y con frecuencia no es diagnosticado hasta que la enfermedad está en una etapa avanzada.

Los pacientes con el Síndrome de Lynch tienen un riesgo del 80% de desarrollar cáncer colorectal, hasta un 60% de riesgo de desarrollar cáncer uterino, y un riesgo por arriba del promedio de desarrollar otros tipos de cáncer.

Visite www.utsouthwestern.org/cancer para conocer más acerca de los servicios clínicos para el cáncer que se ofrecen UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Debbie Bolles

Proteína de calidad y buena nutrición ayudan a combatir los efectos del envejecimiento

Cuanto más envejecemos, es más importante que prestemos atención tanto a la cantidad como a la calidad de las calorías que consumimos, dice Lona Sandon, profesora adjunta de nutrición clínica en UT Southwestern Medical Center y una experta en dietética registrada.

“Las buenas noticias acerca de las calorías que consumimos es que cuanto más físicamente activos seamos más calorías podemos consumir, a cualquier edad,” dice la Srta. Sandon. Las malas noticias son que debido a que estamos envejeciendo, estamos perdiendo masa muscular, y necesitamos el tipo correcto de calorías para promover y mantener esa masa muscular que tenemos.”

Los resultados de las investigaciones indican que aumentar el consumo diario de proteína puede prevenir la pérdida de masa muscular que ocurre con la edad. La actividad física también ayuda a mantener los músculos y los huesos fuertes, dice la Srta. Sandon.

Una dieta saludable rica en proteína de alta calidad ayuda a minimizar la pérdida de la masa muscular. Los expertos recomiendan que el típico adulto consuma .36 gramos de proteína por cada libra de peso corporal; para personas mayores, esa cifra sube hasta cerca de .7 gramos. Para una persona que pesa 154 libras, la cifra más alta representa una recomendación de que debe consumir alrededor de 105 gramos de proteína cada día.  Una  porción de 4 onzas de trucha a la parrilla proporciona cerca de 28 gramos de proteína.

La Srta. Sandon dice que también es importante tomar en cuenta la calidad de la proteína que consumimos, como por ejemplo, la que contenga una alta proporción de amino ácidos esenciales – carne sin grasa, pescado, productos lácteos bajos en grasa, queso y yogurt.  Junto con asegurar que consuman suficiente proteína de alta calidad, las personas mayores necesitan poner atención a su consumo de líquidos.

Visite www.utsouthwestern.org/nutrition para conocer más acerca de los servicios clínicos en nutrición que se ofrecen en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Debbie Bolles

Grupo de Discusión: El cuidado de los lentes de contacto reduce el riesgo de infecciones y complicaciones

Muchas personas que usan lentes de contacto están en riesgo de desarrollar infecciones y complicaciones porque no saben la manera de cuidarlos y de usarlos, demostraron los resultados de un  estudio reciente realizado en UT Southwestern Medical Center.

Más de 35 millones de personas en los Estados Unidos usan lentes de contacto. La mayoría de los usuarios tienen entre 26 y 39 años de edad, y el 65% de ellos son mujeres.            

Los autores del estudio, los doctores Danielle Robertson y Dwight Cavanagh, oftalmólogos en UT Southwestern, dicen que la conducta de alto riesgo más común es no remplazar la solución para los lentes todos los días; exponiendo los lentes al agua de la llave; no remplazar el envase; y no lavarse las manos antes de tocar los lentes.

Usar agua de la llave para la limpieza de los lentes y el usar los lentes mientras uno se baña, puede exponer al usuario a que desarrolle infecciones que pueden resultar en una pérdida significativa de la vista si no se identifican a tiempo.

Los oftalmólogos de UT Southwestern ofrecen los siguientes consejos:

  • Siempre lavarse las manos antes de tocar los lentes de contacto.
  • Frotar los lentes de contacto con los dedos y enjuagarlos bien antes de sumergirlos durante la noche en una solución multipropósito que los cubra por completo.
  • Guardar los lentes en el contenedor adecuado y remplazar el contenedor por lo menos una vez cada tres meses.
  • Lave el contenedor después de cada uso y manténgalo abierto y seco entre lavadas.
  • Nunca reutilizar la solución.  Cambiar la solución de acuerdo con las recomendaciones del fabricante.

Para más información acerca de los servicios clínicos en oftalmología que se ofrecen en UT Southwestern, visite www.utsouthwestern.org/eyes o llame al 214-645-2020.

Contacto para los Medios: Robin Russell

Share: