Tips Informativos Junio 2012

Mientras que los sobrevivientes de cáncer celebran, los científicos identifican nuevas causas de preocupación

Continuando una disminución que comenzó a principios de la década de 1990, la tasa general de mortalidad debido a todos los cánceres en los Estados Unidos ha bajado en el transcurso de la última década.  Entre pacientes de casi todas las razas y etnias, los índices de mortalidad han disminuido de manera constante desde 1999. Para la mayoría de los tipos de cáncer, incluyendo los cuatro más com-unes – pulmonar, colorectal, de mama y de próstata – las tasas de incidencia también han disminuido.  

Sin embargo algunos tipos de cáncer están aumentando.

De acuerdo con las cifras publicadas por el National Cancer Institute, la incidencia de algunos tipos de cáncer está aumentando.

De acuerdo con el National Cancer Institute, la incidencia de cáncer de mama disminuyó de 1999 a 2004, pero se ha mantenido constante en los últimos ocho años.  El número de casos diagnosticados aumentó para varios tipos de cánceres, incluyendo cáncer del páncreas y del riñón y adenocarcinoma del esófago, todos los cuales están, por lo general, relacionados con el exceso de peso. 

El Dr. David Gerber, un oncólogo médico de UT Southwestern Medical Center, hoy en día trata un número sin precedente de cánceres de pulmón en pacientes que nunca han fumado.

“Cáncer en pacientes que nunca han fumado representa cerca del 15% de todos los casos de cáncer del pulmón, y cuando uno calcula que hay más de 200,000 casos de cáncer del pulmón diagnosticados cada año en los Estados Unidos, eso implica más de 30,000 casos de cáncer del pulmón cada año en pacientes que nunca han fumado,” dice el Dr. Gerber. “Parte de la razón – y esto de hecho es una buena noticia – es que los proveedores del cuidado de la salud están diagnosticando un mayor número de casos debido a las mejoras en las técnicas de escaneo y en el uso de nuevas tecnologías.”

Visite www.utsouthwestern.org/cancer para conocer más sobre los servicios para el cáncer en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Alex Lyda

Los fuegos artificiales – una opción durante el cálido verano – están mejor en manos de los profesionales. 

Desfiles festivos,  parrilladas al aire libre y reuniones de familiares y amigos ayudan a conmemorar la estación de verano.  Sin embargo, los informes de accidentes ocurridos el día cuatro de julio demuestran cada año que hasta las luces de Bengala y las velas romanas, que parecen ser de los más inofensivas, en realidad son peligrosas.  Los fuegos artificiales son capaces de convertir una celebración en una ocasión desastrosa en un solo instante.

“La mejor precaución con respecto a los fuegos artificiales es dejarlos en manos de profesionales capacitados que llevan a cabo increíbles exhibiciones públicas de fuegos artificiales,” dice el Dr. Steven Wolf, un reconocido especialista en el cuidado de pacientes con quemaduras y trauma en UT Southwestern Medical Center.

La mayoría de las quemaduras causadas por fuegos artificiales presentan en los dedos, las manos o la cara de la víctima. En caso de que ocurra una quemadura, “inmediatamente debe aplicarse agua tibia o fría sobre el área de la quemadura por un tiempo de 10 a 15 minutos,” dice el Dr. Wolf.  “Esto disminuye  significativamente la lesión y también facilita el tratamiento de la quemadura desde ese punto en adelante.  Sin embargo, en casos donde más del 10 por ciento de la superficie del cuerpo ha sido quemado, existe un riesgo de hipotermia.”

El Dr. Wolf recomienda solicitar atención médica si la quemada es más grande que la palma de la mano de la víctima, o si la quemada comienza a producir ampollas.

Visite www.utsouthwestern.org/surgery para conocer más acerca de los servicios quirúrgicos de UT Southwestern, incluyendo aquellos relacionados con el tratamiento de pacientes con quemaduras y / o trauma, y aquellos en cuidados intensivos. 

Junio es el Mes Nacional de Concientización sobre la Seguridad con Fuegos Artificiales.

Contacto para los Medios: Lisa Ashley Warshaw

Una buena dieta y hacer ejercicio con regularidad son fundamentales en la prevención del cáncer

Aunque chequeos médicos para impulsar el diagnostico temprano del cáncer son significativos, los expertos en UT Southwestern Medical Center sugieren que una alimentación saludable y ejercicio tienen el mismo, sino es que un mayor, impacto en la reducción del riesgo de desarrollar cáncer y de las tasas de mortalidad.

“Ya sea que uno desea prevenir el cáncer o evitar su regreso, se recomienda irse acercando a un peso saludable. Hágalo a través de la combinación de una dieta con base vegetal rica en frutas, verduras y cereales enteros con un programa de actividad física con regularidad,” dice la Dra. Jo Ann Carson, una nutricionista  clínica de UT Southwestern.

El mantener una dieta balanceada en energía no es únicamente una buena medida preventiva, sino que también otorga beneficios para pacientes después del tratamiento para el cáncer, particularmente en casos de cáncer de mama y de colon.

En UT Southwestern, trabajo innovador está siendo dirigido por el Grupo de Trabajo para la Investigación de la Obesidad, un esfuerzo de colaboración que incluye a varias especialidades médicas. En el año 2007, National Institutes of Health (NIH) otorgó una beca de investigación de 22 millones de dólares a los investigadores del centro médico con el objetivo de atacar a la obesidad desde todos los ángulos, desde el estudio de las células del tejido adiposo hasta el desarrollo de medicamentos.

Estudios anteriores han establecido la relación entre la obesidad y una incidencia más elevada de cánceres de mama, colon, pulmón y próstata.  La obesidad también está relacionada con un mayor riesgo de desarrollar cánceres de riñón, vesícula, tiroides y páncreas, entre otros.  Recientemente, el NIH pronosticó que las tendencias en la obesidad, en caso de ser pasadas por alto, conllevarán a cerca de 500,000 casos adicionales de cáncer en los Estados Unidos para el año 2030.

Visite www.utsouthwestern.org/nutrition para conocer más acerca de la investigación y los servicios clínicos en nutrición que se ofrecen en UT Southwestern. 

Contacto para los Medios: Remekca Owens

El riesgo de los rayos UV no vale la pena la recompensa percibida de la línea del bronceado

La sobreexposición a la radiación ultravioleta, ya sea que provenga de la luz del sol o de una fuente artificial como en el caso de las camas de bronceo, es el factor de riesgo más prevenible para el cáncer de la piel.

Aun así, las tasas de incidencia de cáncer de la piel continúan aumentando, particularmente entre mujeres jóvenes en los 20s y 30s, dice la Dra. Gabriela Blanco, un dermatólogo en UT Southwestern Medical Center. Y la incidencia de melanoma – la forma más letal entre personas de 15 a 29 años de edad, sigue aumentando.

Un estudio que se llevó a cabo recientemente demostró que en las cuatro últimas décadas, la tasa de incidencia de melanomas ha aumentado un alarmante 800 por ciento en mujeres y 400 por ciento en hombres.

“Los resultados científicos han demostrado que productos con un factor de protección solar (SPF; por sus siglas en ingles) de 15 o más reducen el riesgo de desarrollar cáncer de la piel y del envejecimiento prematuro de la piel, además de que ayudan a prevenir las quemaduras del sol,” dice la Dra. Blanco.

Para la protección contra el sol, la Dra. Blanco recomienda lo siguiente:

Aplicar protector solar todos los días en las áreas expuestas de la piel utilizando un producto que protege tanto contra rayos UVA como contra rayos UVB.  Bloqueadores físicos que contienen óxido de zinc o dióxido de titanio, brindan la cobertura más amplia. El bloqueador solar se debe aplicar por lo menos 30 minutos antes de salir afuera.

  • Evite  tomar el sol y las camas de bronceo.  La luz ultravioleta causa cáncer de la piel y arrugas.  Utilice mejor un bronceador sin sol. 
  • Póngase ropa de protección, lentes de sol, y un sombrero con ala completa (atrás, adelante y a los lados).  Trajes de baño y ropa que tengan el Factor de Protección Ultravioleta (UPF; por sus siglas en inglés) también pueden aumentar la protección contra el sol.
  • Busque un lugar con sombra y recuerde que los rayos del sol son lo más fuertes entre las 10 a.m. y las 4 p.m.

Visite www.utsouthwestern.org/dermatology para conocer más acerca de los servicios clínicos en dermatología que se ofrecen en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Janice Jarvis

Share: