Tips Informativos Diciembre 2012

No permita que la hipertensión se convierta en el Grinch de las fiestas navideñas

La fuerza de voluntad por lo general se toma un descanso durante el periodo de las fiestas navideñas. Sin embargo, para las personas que sufren de hipertensión, el daño causado por una dieta poco saludable puede tener consecuencias especialmente negativas.

Aproximadamente uno de cada cuatro estadounidenses sufre de hipertensión, una condición que eleva la presión sanguínea y puede conllevar a una plétora de problemas graves, incluyendo infartos miocárdicos y accidentes cerebro - vasculares. Las personas que padecen de hipertensión no deberían consumir en exceso de alrededor de 1,500 miligramos (mg) de sal cada día, además de tomar sus medicamentos que les hayan sido recetados.

“Yo les recomiendo a los pacientes que se permitan una comida especial durante cada periodo de fiestas, pero que no sigan con estos hábitos alimenticios poco saludables por varios días o semanas,” dice la Dra. Shawna Nesbitt, especialista en hipertensión de UT Southwestern Medical Center. “Las sobras son lo que termina saboteando a las personas.”

Debido a que una sola cucharadita de sal contiene más de 2,300 mg de sodio, resulta sumamente importante que uno tome cuentas de cada comida y cada tentempié. En promedio, las personas en Estados Unidos consumen alrededor de 3,400 mg de sodio cada día.

“Las fiestas navideñas representan un periodo de compromisos. Si usted sabe que va a consumir una cena muy grande que contenga mucha sal, entonces deberá comer un desayuno y un almuerzo que contengan muy poco sodio,” comenta la Dra. Nesbitt. “Y asegúrese de no exceder su límite diario de sal.”

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/heartlungvascular para obtener mayor información acerca de los servicios clínicos para condiciones cardiacas, pulmonares y vasculares, incluyendo hipertensión disponibles en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Lisa Ashley Warshaw

La obesidad comienza a temprana edad

Antes de permitir que los niños se atraganten con galletas azucaradas y muñequitos de jengibre durante esta época navideña, los padres deberían pensarlo dos veces.

Para cuando los niños comienzan el kínder, 6 por ciento de ellos en los Estados Unidos ya padecen de obesidad severa y se encuentran en camino a sufrir problemas de salud, desde diabetes hasta enfermedad cardiovascular, durante toda su vida.

Por lo tanto, la difícil doble pregunta es la siguiente: ¿por qué razón pesan tanto los niños?, y ¿qué se puede hacer para prevenirlo?

“Hay múltiples factores de riesgo relacionados con la obesidad que juegan un papel importante, desde las bebidas llenas de azúcar que los niños consumen hasta sus hábitos a la hora de acostarse,” dice el Dr. Glenn Flores, un pediatra de UT Southwestern Medical Center.

El estar por encima del percentil 85 para Índice de Masa Corporal (IMC) a la edad de 9 meses es uno de los indicadores más robustos de futura obesidad severa, la cual se define como estar por encima del percentil 99 del estadounidense promedio para cualquier edad.

El riesgo de obesidad puede empezar aún antes de que uno nazca. Si la madre era severamente obesa justo antes de su embarazo, entonces es probable que su hijo o hija también enfrente problemas de peso, dice el Dr. Flores. Ser de ascendencia Latina o multi – racial también está relacionado con la obesidad severa entre los niños de kínder.

Los niños con obesidad severa están en riesgo de desarrollar niveles altos de triglicéridos, de glucosa y de presión arterial. Estos niños también tienen una taza de ausentismo escolar mucho más alta que la de los niños con peso saludable, de acuerdo con los resultados de un estudio que fue publicado en el Journal of the American Medical Association.

El primer paso para lograr disminuir el riesgo de la obesidad es la identificación de aquellos niños que están en alto riesgo. A partir de los 9 meses de edad, se debe monitorear tanto el Índice de Masa Corporal (IMC) como la curva de crecimiento de todos los niños.

Los padres también pueden seguir los pasos que se indican a continuación para reducir el riesgo de tener un hijo o hija con obesidad severa:

  • A partir de los 9 meses de edad, lleve a su hijo/a fuera de casa para hacer ejercicio o jugar por lo menos unas cuantas veces por semana;
  • Mantenga reglas estrictas sobre la hora de acostarse;
  • Asegúrese de que su hijo o hija consuma fruta por lo menos semanalmente; y
  • Evite el consumo de bebidas que contengan mucha azúcar.

Para obtener mayor información acerca de los servicios clínicos en Pediatría que se encuentran disponibles en UT Southwestern, favor de visitar www.utsouthwestern.org/pediatrics.

Contacto para los Medios: Jan Jarvis

Quítese los anillos de los dedos de las manos antes de iniciar actividades para evitar lesiones devastadoras a los dedos

Puede ocurrir repentinamente, en el tiempo que le toma a la correa de un perro enredarse alrededor de un dedo o en los momentos que un anillo se atora en una banda transportadora.

La fuerza de una lesión de avulsión o de despegamiento de la piel, es tan ponderosa que la piel se desprende, dañando vasos sanguíneos, músculos y tendones.

Los niños pueden sufrir este tipo de lesión cuando, por ejemplo, sus dedos quedan atorados entre dos rieles de metal en un juego dentro de un parque de diversiones. Adultos han sufrido este tipo de lesiones bajándose de un autobús, al trabajar con taladros hidráulicos, o al sostener las riendas o cuerdas de remolque.

Muy frecuentemente, el culpable es un anillo de matrimonio.

“Cuando una persona sufre una caída, intenta agarrarse de algo y es entonces que el anillo puede quedar atorado, y desprende todo,” dice el Dr. Bardia Amirlak, un cirujano plástico de UT Southwestern Medical Center. “Es una lesión devastadora.”

Cuando ocurre una lesión de avulsión, esta requiere tratamiento médico inmediatamente. Dichas lesiones pueden cortar el suministro de sangre, causando la muerte de la piel subyacente. Con frecuencia, la microcirugía puede restaurar la viabilidad de los tejidos afectados, pero es un procedimiento muy delicado que requiere de mucha pericia en la reparación de vasos sanguíneos dañados, dice el Dr. Amirlak. A veces, se requiere de un bypass utilizando las venas del propio paciente. Debido a que los nervios y los vasos se desprenden violentamente, estas lesiones frecuentemente resultan más difíciles de reparar que una amputación.

Las lesiones de avulsión pueden evitarse quitándose los anillos antes de realizar actividades como jardinería, manipulación de objetos pesados, participar en deportes o trabajos de construcción. El pulgar, el dedo índice y el dedo del medio son más importantes para el funcionamiento de la mano, por lo cual uno siempre debería evitar ponerse anillos en estos dedos.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/plasticsurgery para obtener mayor información acerca de los servicios clínicos en cirugía plástica disponibles en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Jan Jarvis

###

Este boletín informativo está disponible en la página principal de nuestro sitio web en www.utsouthwestern.edu/newsroom/index.html

Para recibir estos resúmenes de noticias de UT Southwestern de manera automática por medio de correo electrónico, favor de suscribirse en: www.utsouthwestern.edu/receivenews

Return to Top

Share: