Tips Informativos Agosto 2012

La preparación para los deportes de otoño aumenta el riesgo de asma

Es muy común ver a los atletas tosiendo y respirando con dificultad en los campos de juego y en los gimnasios mientras participan en intensos ejercicios de condicionamiento antes del comienzo de su temporada de otoño. Pero para los que padecen de asma, respirar con dificultad es una preocupación muy seria.

Un triplete casi perfecto – el calor sofocante, malas condiciones del aire ambiental y ejercicios muy intensos – juntos conllevan al riesgo de un mayor número de ataques entre los que padecen de asma. Antes de que comience su programa deportivo de otoño, estás personas deben primero asegurar que su condición se encuentra bien controlada.

La Dra. Rebecca Gruchalla, quien dirige el departamento de alergia e inmunología en UT Southwestern Medical Center, recomienda lo siguiente:

  • Consulte a un pediatra, internista o especialista en asma (para aquellas personas con casos moderados a severos) para asegurar que el asma está bien controlado.
  • Durante su cita, esté preparado para responder preguntas acerca de la frecuencia de los síntomas, el uso de albuterol (broncodilatador inhalado de acción rápida) y las interrupciones del sueño causadas por el asma.

Es imprescindible que las enfermeras de la escuela, los preparadores físicos y los entrenadores tengan conocimiento sobre el asma y presten particular atención a los atletas que padecen de esta condición. La Dra. Gruchalla recomienda que se les permita a los atletas iniciar gradualmente sus entrenamientos para ver lo bien que toleran el ejercicio cuando hace calor o bajo condiciones exigentes.

Los entrenadores deberán estar atentos a la aparición de los indicios y síntomas del asma, los cuales incluyen dificultad para respirar, fatiga, la sensación de presión en el pecho, tos y la respiración con silbidos. Todos deberían tener extra precaución en días con mucho calor o con un alto nivel de contaminación.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/allergy para obtener mayor información acerca de los servicios clínicos para asma y alergias que se ofrecen en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Lisa Ashley Warshaw


Los adolescents necesitan vacunas antes de regresar a clases

Los preadolescentes y adolescentes que quizá piensan que habían dejado atrás sus días de recibir inyecciones para el regreso a clases, deberían prepararse para recibirlas de nuevo.

Los estudiantes mayores requieren vacunas, pero comúnmente se saltan las vacunas recomendadas. El Dr. Rashmi Shetgiri, un pediatra en UT Southwestern Medical Center, dice que la protección recomendada incluye Tdap (tétano / difteria / tos ferina); dos dosis de meningococo (para prevenir la meningitis, la primera se recomienda a los 11 – 12 años y la segunda a los 16); HPV (para prevenir el cáncer de cérvix); y una vacuna contra la influenza.

Una vacuna de refuerzo para la tos ferina es importante debido a que han ocurrido brotes en varios estados, particularmente entre adolescentes, pre – adolescentes y bebes. La dosis principal se recomienda a los 11 – 12 años porque la inmunidad adquirida por medio de las vacunas recibidas en la infancia puede empezar a desaparecer. Las infecciones de tos ferina en adolescentes pueden causar una tos prolongada y a veces severa. Bebes menores de 2 meses aún no reciben la vacuna contra la tos ferina, y por lo tanto, es particularmente importante que aquellos a su alrededor si estén vacunados y no contagien al bebe sin darse cuenta. dice el Dr. Shetgiri, quien también es parte de Children’s Medical Center Dallas, el principal hospital pediátrico de enseñanza para UT Southwestern.

Otros hábitos saludables, dice el Dr. Shetgiri, incluyen la buena higiene en el lavado de manos, llevar una dieta nutritiva, practicar actividad física y dormir adecuadamente, y acudir a una revisión médica de rutina cada año.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/pediatrics para obtener mayor información acerca de los servicios clínicos en pediatría que se ofrecen en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Janice Jarvis


Fortalecer los músculos principales de las piernas puede reducir el riesgo de sufrir roturas del ligamento anterior cruzado

Primero se escucha el “pop”, y después viene el dolor. Para quienes practican o ven deportes, el sonido y la imagen de una rotura del ligamento anterior cruzado es una experiencia demasiado común.

Dichas lesiones son aún más comunes entre las mujeres atletas que entre los hombres, ocurriendo con una frecuencia que es ocho veces mayor. Por esa razón es imprescindible ahora que se preparan para el inicio de la temporada de otoño, que los atletas tomen los debidas medidas preventivas para disminuir las probabilidades de que sufran lo que normalmente representa una lesión de rodilla que da por terminada su temporada.

La especialista en medicina del deporte, Dra. Katherine Coyner, cirujano ortopedista en UT Southwestern Medical Center, dice que la biomecánica es uno de los factores que se debe tomar en cuenta para entender por qué las mujeres tienen mayor probabilidad de sufrir una rotura de su ligamento anterior cruzado, el cual conecta los huesos de la parte superior con los de la parte inferior, y ayuda a estabilizar la rodilla.

“Las mujeres tienen las caderas más anchas y tienden a experimentar un colapso valgus – lo cual significa aterrizar en posición con las piernas arqueadas – cuando saltan o realizan un corte,” dice la Dra. Coyner. “Además, las mujeres tienen cuádriceps más fuértes en relación con sus biceps comparado con los hombres. Esto conlleva a un desequilibrio que dificulta más el poder aterrizar de manera adecuada con la rodilla ligeramente flexionada.”

El especializarse en un solo deporte, lo cual puede poner el énfasis en un grupo de músculos antes que otros, también puede aumentar el riesgo de sufrir lesiones del ligamento anterior cruzado.

“Los músculos que utilizamos jugando en los juegos de niños o jugando todo tipo de deportes, ya no se desarrollan de manera tan complete, creando desequilibrios musculares,” dice la Dra. Coyner. “Las personas desarrollan un músculo dominante a expensas de otros músculos, y eso puede generar demasiada fuerza sobre la rodilla.”

La Dra. Coyner y otros expertos en medicina del deporte recomiendan programas de ejercicio como 11+, el cual fue desarrollado por la organización internacional que gobierna el fútbol soccer, FIFA. El programa de calentamiento de 20 minutos está diseñado para uso antes de entrenamientos y partidos. Se enfoca en fortalecer los músculos centrales y de las piernas corriendo, saltando y realizando ejercicios de equilibrio para crear un atleta muy completo.

“Programas de prevención de lesiones no requieren de equipo adicional y pueden incorporarse a cualquier estrategia del día de un partido,” dice la Dra. Coyner. “Usar la técnica correcta puede tener un impacto muy significativo para disminuir las roturas del ligamento anterior cruzado.”

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/ortho/ para obtener mayor información acerca de los servicios clínicos en ortopedia, incluyendo medicina del deporte, que se ofrecen en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Jeff Carlton


El aumento en la actividad física inspirado por las Olimpiadas no esperará a un periodo de enfriamiento

Si usted está inspirado para empezar a hacer ejercicio después de haber visto los Juegos Olímpicos de verano, pero no tiene tanto entusiasmo por el clima tan cálido, no tiene que esperar.

El Dr. Peter Snell, un corredor campeón Olímpico, y ahora un fisiólogo del ejercicio en UT Southwestern Medical Center, dice que uno fácilmente puede encontrar alternativas a ejercitarse al aire libre, como hacerse miembro de un gimnasio o centro deportivo, o caminando dentro de un centro comercial.

Uno también puede hacer ejercicio al aire libre, siempre y cuando tenga la ropa adecuada, beba muchos líquidos y realice su rutina temprano en la mañana o en la tarde-noche.

“También necesitará telas que mantienen la humedad alejada de su cuerpo y que pueden ayudar a evitar que aumente la temperatura de su cuerpo y se acumule,” dice el Dr. Snell.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/heartlungvascular para obtener mayor información acerca de los servicios clínicos y de rehabilitación del corazón, pulmonares y vasculares, incluyendo fisiología del ejercicio, que están disponibles en UT Southwestern.

Contacto para los Medios Lisa Ashley Warshaw

Share: