Tips Informativos Abril 2012

Los gruñidos del estómago podrían indicar más que una comida mal digerida

Si usted recientemente ha tenido más problemas de estómago de lo normal, podría ser el momento de pedirle a su doctor que realice una evaluación del síndrome de colon irritable (IBS; por sus siglas en inglés), un trastorno gastrointestinal cuyo diagnóstico está basado en síntomas.

 IBS puede hacer su vida miserable. Sus varios síntomas pueden incluir dolor crónico de estómago, gas, sensación de hinchazón, y frecuentemente un simple malestar.

En la actualidad, no existe ninguna prueba específica para el diagnóstico de IBS.  El diagnóstico se realiza en base a la exclusión de otros trastornos gastrointestinales, dice el Dr. Prabhakar Swaroop, un gastroenterólogo y experto en IBS de UT Southwestern Medical Center.

“Los criterios clínicos de diagnóstico son muy buenos para diagnosticar IBS”, dice el Dr. Swaroop.  “Desafortunadamente, muchos de los pacientes terminan siendo sometidos a extensas evaluaciones antes de llegar al diagnóstico de IBS.  Consultar a alguien que se especializa en IBS es importante para minimizar el número de pruebas al que uno se somete.”

Muchos pacientes con IBS tienen un tracto digestivo que es anormalmente sensible a ciertos estímulos, como por ejemplo, el aire. Una teoría común es que IBS involucra una anomalía en la comunicación entre el cerebro y el tracto gastrointestinal.  

Varias condiciones producen síntomas que imitan aquellos producidos por IBS, incluyendo la enfermedad celiaca, enfermedad inflamatoria intestinal, infecciones del tracto gastrointestinal y, en algunos casos, hasta el cáncer. Debido a estas similitudes entre enfermedades, un diagnóstico preciso es crítico, dice el Dr. Swaroop.

No existe una cura para IBS, y por lo tanto, el tratamiento está dirigido a intentar aliviar los síntomas. Los tratamientos pueden incluir modificaciones en la dieta, medicamentos e intervenciones psico – sociológicas.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/digestive para conocer más acerca de los servicios clínicos para enfermedades gastrointestinales y del hígado que se ofrecen en UT Southwestern.

Abril es el Mes Nacional de Concientización sobre el Síndrome de Colon Irritable.

Contacto para los Medios: Debbie Bolles
 

Los estudios con la aspirina sugieren un posible papel eficaz contra el cáncer

La aspirina es un antiguo medicamento que sigue recibiendo nuevo interés, y esta vez es por sus posibles beneficios contra el cáncer. Aunque este anti – inflamatorio ha estado presente desde 1897, nueva evidencia sugiere que la aspirina disponible sin receta médica puede ser un arma que ha sido ignorada en la batalla contra el cáncer.

Es bien sabido que la aspirina conlleva potenciales beneficios cardíacos, pero varios estudios nuevos sugieren que una aspirina al día también puede reducir el riesgo de una persona de desarrollar cáncer, o prevenir que la enfermedad se disemine en aquellas personas que ya han sido afectadas.

“No estamos listos para recomendar el uso rutinario de la aspirina en aquellas personas diagnosticadas con cáncer,” dice el Dr. Kevin Choe, un oncólogo en UT Southwestern Medical Center. “Aún es prematuro decir que la aspirina debe ser utilizada como parte de un tratamiento estándar en todos aquellos pacientes con cáncer, pero los resultados son alentadores.” Investigadores en la Universidad de Oxford han reportado que después de tres años de consume diario de aspirina, los participantes del estudio tuvieron una reducción de casi el 25% en el riesgo de desarrollar cáncer, en comparación con los participantes en el grupo de control quienes no recibieron aspirina. Después de cinco años, el riesgo de morir por causa de cáncer se redujo por un 37% para aquellos que tomaban aspirina.

El consumo diario de aspirina también redujo el riesgo de que el cáncer produjera metástasis, particularmente en pacientes con cáncer colorectal, reportaron los estudios.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/cancer para conocer más acerca de los servicios clínicos para el cáncer que se ofrecen en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Alex Lyda


Las estrategias para reducir el estrés deberían ser individualizadas

El estrés afecta a las personas en diferentes maneras. Lo que causa estrés en una persona podría no causar estrés en otra.  

“La clave es identificar cual es el factor estresante y después identificar la manera de procesarlo”, dice el Dr. Shawn McClintock, un psiquiatra en UT Southwestern Medical Center. “De manera similar, existen muchos remedios para el estrés, y algunos funcionan muy bien para algunas personas pero no tan bien para otras. Identificar que es lo que funciona mejor para uno y asegurarse de implementar ese método para reducir el estrés es muy importante.”

El Dr. McClintock dice que factores estresantes comunes incluyen los problemas económicos, el trabajar demasiado, la dificultades en la familia, el siempre estar “prendido”, el siempre estar “conectado” y el nunca poder disfrutar de tiempo para uno mismo. 

Los factores estresantes también varían de acuerdo a los grupos de edad.  Por ejemplo:

  • Los adolescentes pueden estar más estresados por la escuela, por obtener buenas calificaciones, las presiones de su grupo de amigos, ir a la universidad, etc.
  • Los adultos pueden estar más preocupados por el empleo, empezar y mantener a una familia, y con planear para el retiro, etc.
  • Los ancianos pueden estar más enfocados en la pérdida de sus seres queridos, en comenzar una nueva etapa en sus vidas, en sus problemas de salud, etc.

“El estrés es un circulo vicioso: Cuanto más estresado uno está, más preocupado se vuelve de que está estresado,” dice el Dr. McClintock. “Eso aumenta el nivel de estrés de uno, lo cual entonces aumenta su nivel de preocupación, después de nuevo más estrés, y así.”

El reducir el estrés a tiempo conserva nuestra salud y nos ayuda a mantener nuestra tranquilidad, dice el Dr.  Técnicas para reducir el estrés incluyen el programar un “break”, desconectarse del correo electrónico y de Internet (por ejemplo, teléfono celular, iPad, laptop, etc.), hacer ejercicio, dormir, consumir vitaminas / ácidos grasos Omega-3, disfrutar de actividades recreativas, irse de vacaciones, simplemente manejar en vez de hacer varias cosas a la vez mientras estamos en el coche, escuchar música, visitar a seres queridos y jugar con nuestras mascotas.

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/mentalhealth para conocer más acerca de los servicios clínicos para la salud mental que se ofrecen en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Russell Rian
 

De manera que se acerca el verano, no se conforme con otra temporada con una barriga grande

¿Intentando perder esa barriga de cerveza en tiempo para el verano? Comienza con un enfoque obvio de menos-es-más.

“Para perder esa barriga de cerveza uno debe dejar de beber cerveza, consumir menos comida y hacer más ejercicio,” dice el Dr. Robert Dimeff, el director de medicina de atención primaria y del deporte en UT Southwestern Medical Center. “Es donde la mayoría de los hombres acumulan la grasa, particularmente de manera que aumentan de edad.”

Ejercicios que se enfocan en los abdominales y en la espalda, como por ejemplo las rotaciones del torso y flexiones abdominales utilizando una pelota de ejercicio son muy efectivos, dice el Dr. Dimeff.

“El balance correcto de ejercicios para el torso es importante,” dice el Dr.  “La mayoría de los músculos abdominales inician en la espalda y rodean el torso para insertarse al frente, y por lo tanto, se debe realizar una variedad de ejercicios de fortalecimiento.”

Favor de visitar www.utsouthwestern.org/ortho  para conocer más acerca de los servicios clínicos en ortopedia, incluyendo medicina del deporte, que se ofrecen en UT Southwestern.

Contacto para los Medios: Russell Rian

Share: